miércoles, mayo 07, 2008

BOLIVIA: Entre la aritmética y la política


Queridos amigos: Hugo ha tenido la amabilidad -una vez más- de regalarnos uno de sus estupendos artículos, BOLIVIA: Entre la aritmética y la política Con gran agradecimiento, lo copio a continuación.

La foto de la bandera es de Rojk, quien la subió a Wikimedia, les recuerdo que se puede copiar sólo bajo la misma licencia, para mayores precisiones, por favor, hacer clic en el link a Wikimedia.

Ha concluído el llamado proceso de autonomía de la rica región boliviana de Santa Cruz de la Sierra, la que contribuye casi con un tercio del producto bruto del país, y que en realidad más que una secesión implica la asunción de ciertas funciones relacionadas con la educación, justicia, seguridad y economía, más propios de un sistema federal como el argentino o brasilero, los que en la actualidad están bajo la jurisdicción del rígido centralismo unitario paceño, matizado a su vez todo esto por diferencias entre unos y otros -blancos e indígenas- que se acusan mutuamente de ser los causantes de los males que afectan a Bolivia.

Los resultados provisorios -los oficiales se esperan para el fin de semana- arrojaron un 86% para el SI, un 14% para el NO, pero con un 40% de abstención.

Es esta última cifra la que dificulta las lecturas, al punto que el diario La Nación de Buenos Aires del lunes 5 titulaba en su primera plana: FUERTE DESAFIO A EVO MORALES: arrasó el sí a la autonomía, para a renglón seguido sostener: Santa Cruz alcanzó su objetivo pero con muy alta abstención.

Así, para los propulsores locales de la medida y desde lo aritmético, el triunfo es inobjetable, pero para el presidente Morales, desde lo político, no lo es, debido a lo elevado del abstencionismo.

Compartimos esta última lectura, que prioriza lo político sobre lo aritmético, ya que nos preguntamos: ¿Puede un proceso fundante como el que se consultaba tener algún viso de puesta en práctica cuando más de un tercio y menos de la mitad de los consultados no se pronunció ni a favor ni en contra del mismo?

La Historia Argentina del siglo XIX, con su larga guerra civil entre federales y unitarios, viene en nuestro auxilio: la organización del país, bajo un régimen federal, pudo ser concretado más de cuarenta años después de haber reasumido su soberanía política, solo cuando los gobernadores que representaban a todas las provincias estuvieron de acuerdo con ese sistema.

A la consulta cruceña le seguirán en los próximos días otras tres en los departamentos de Pando y Beni, limítrofes con Brasil, y Tarija, lindante con Argentina, los que junto con el de Santa Cruz de la Sierra constituyen la llamada Media Luna del oriente boliviano.

Dos escenarios probables pueden esperarse: que se reitere al alto abstencionismo o que gane ampliamente el Sí.

De prevalecer el primero, las recriminaciones mutuas entre el presidente Morales y los separatistas harán muy difícil la gobernabilidad del país, con el riesgo de que pudiera llegarse incluso a la secesión y/o a la guerra civil, lo que provocaría una desestabilización de grandes consecuencias en el Cono Sur americano, que afectaría muy especialmente a países como Brasil y Argentina, debido a los desplazamientos de grandes masas poblacionales bolivianas hacia ellos, a la par que beneficiaría a Chile, que dejaría de sufrir la presión boliviana de una salida al mar, perdida en la guerra entre ambos países a fines del siglo XIX.

Si se verificara el segundo escenario, eso daría algo más de aire al reclamo regional conjunto de más autonomía , y sobre esa base se podría poner en práctica una negociación en la que ambas partes cedan algo de sus reclamos, eso claro si, como dice el polítólogo argentino Vicente Massot en La Nación de ayer: "Las partes serán capaces de salvar sus diferencias -no precisamente menores- y actuar como partes iguales de un todo, o por el contrario, decidirán funcionar como todos aparte".


4 comentarios:

Marta Salazar dijo...

1) sobre la abstención, recuerda que en la teoría tradicional (y no creo que los bolivianos la hayan dejado de lado), el voto es un derecho y no una función...

lo que implica que, se puede votar o no, pero siempre se respeta el resultado, ya que se tuvo el derecho a votar, pero no se ejerció;

2) no necesariamente debe ser un sistema federal, también puede tratarse de una descentralización, si no se quiere llegar al federalismo;

3) "¿Puede un proceso fundante como el que se consultaba tener algún viso de puesta en práctica cuando más de un tercio y menos de la mitad de los consultados no se pronunció ni a favor ni en contra del mismo?"

sí! si el plebiscito se realizó de acuerdo a las normas constitucionales y legales, esto es, si es legítimo,

SÍ;

de hecho, la Constitución que rigió a mi país desde 1925 hasta 1980) fue votada positivamente por un % ínfimo de personas (no me acuerdo cuál, pero realmente era irrisorio),

Como decía más arriba: si tienes el derecho a votar en un plebiscito legítimo, tienes que respetar el resultado, cualquiera que sea.

Querido Hugo: me pondré un poco economicista: el problema acá es más bien (cultural claro) pero, sobre todo económico...

Sta. Cruz produce y no quiere continuar soportando el lastre paceno.

Pregunta: hay / ha habido unidad nacional en Bolivia?

O es un país artificial creado por don Simón para que no hubiese una mayor trifulca entre los dos grandes Virreynatos? (cfr. Bélgica).

Saludos Hugo y mil gracias!

hugo dijo...

como buena abogada, tu lectura de los resultados de plebiscito es jurídica marta, la mía es política.

creo que las dos son válidas, si bien entrañan distintas consecuencias.

en realidad bolívar no estaba muy de acuerdo con la existencia de una bolivia independiente, la que prefería fuera parte del perú. pero las adhesiones del pueblo altoperuano a la creación del nuevo estado y la imposición de su nombre a este, lo inclinaron a aceptar el plan fundador de sucre.-

Iván dijo...

Marta, tendrías que haber puesto la bandera cruceña!!!

Marta Salazar dijo...

Iván! ja ja! lo pensé, pero me pareció demasiado parcial! un abrazo!