lunes, junio 12, 2006

Alemania, el país de Europa preferido por los empresarios del mundo - Estudio de Ernst & Young

De acuerdo a un estudio realizado por Ernst & Young, Alemania es uno de los tres países favoritos de los 1.019 empresarios entrevistados, después de los Estados Unidos y China, ambos países con un 41% de las preferencias. Y es el favorito dentro del continente europeo.

Alemania obtuvo un 18%, al igual que la India. Después de Alemania, se ubicó Polonia, con un 15%; Gran Bretaña, 11%; la República Checa y Japón, ambos con un 8%; Francia, 7%; España, Canadá y Rusia, con un 6% y Brasil y Hungría, que alcanzaron el 5%.

El 18% de este año, supera al 16,5% del 2005 e indica que la actitud de los empresarios mundiales con respecto a Alemania ha mejorado después del cambio de gobierno.

La encuesta contempla 18 factores. En seis de ellos, Alemania encabezó el ranking europeo, a saber: transporte y logística (la ubicación de Alemania en el mapa europeo como bisagra entre el este y el occidente no puede ser mejor, además, la red de autopistas cubre todo el territorio), telecomunicaciónes, calificación de los empleados, calidad de la investigación y el desarrollo (científico se entiende), el atractivo del mercado interno y la competencia regional.

Los puntos criticables de Alemania son: la enorme burocracia, la superregulación, la inflexibilidad del mercado laboral y, los altos costos del trabajo (la mano de obra, podríamos decir, usando un lenguaje más asequible a todos).

En efecto, Alemania tiene desventajas en relación con otros países debido al alto costo del trabajo en el país (como hemos dicho tantas veces, buena parte se la lleva el estado y la seguridad social). Sin embargo, la productividad en Alemania es excepcionalmente alta (sí, porque desde hace varios años, una persona hace el trabajo que antes hacían tres, con desmedro de su vida privada, lo que crea otro tipo de problemas).

Indudablemente, muchas empresas están dispuestas a pagar más si los resultados son mejores, porque "lo más barato no es siempre lo más conveniente", en el sentido de lo más eficiente. El marco jurídico y político juega también un papel fundamental a la hora de invertir.

En cuanto a la política del Standort Alemania, la mayoría (57%) la consideran positiva y tan sólo un, 34%, negativa. El 2005, las cifras eran distintas -al revés-: tan sólo un 37% consideraba que la política del gobierno era "buena" y un 54% la consideraba "mala".

"Esto es más que nada una muestra de confianza en el nuevo gobierno; pero el nuevo gobierno tiene que responder", explica Peter Englisch, de Ernst & Young Alemania. En todo caso, para el próximo ao, un 55% de los consultados se muestra optimista y sólo un 15%, pesimista.

Finalmente en lo que respecta a la deslocalización o relocalización como se la ha empezado a llamar, este año, tan sólo un 13 planea trasladar procesos de producción fuera de Alemania, lo que es menos que el 33% del año pasado (2005). Esto se interpreta como una muestra de confianza por parte de los empresarios que esperan que las cosas mejoren y no empeoren.

Como decimos en alemán "sus palabras, en los oídos de Dios" (ihre Worte in Gottes Ohren). O, en otros términos, esperamos que realmente sea así.

El estudio completo en pdf está aquí

4 comentarios:

La vida trendy dijo...

Pues de la deslocalización también se podría interpretar como que las empresas que se querían ir ya se fueron y las que se quedaron no tienen (aún) motivos para irse.

Marta Salazar dijo...

no son las conclusiones a que llega el estudio; pero es otra forma de analizar los datos. Veremos qué pasa el próximo año. Gracias por tu comentario!

Alvaro71 dijo...

Ineteresante, al parecer los empresarios están poco aversos al riesgo. Lo que confirma que uno de los principales activos para un país es su estabilidad económica y política, e infraestructura y servicios adecuados.
saludos,

Alvaro71 dijo...

quise decir "aversos al riesgo"