sábado, octubre 07, 2006

La ópera Idomeneo de Mozart y los musulmanes - Berlín

Desde hace semanas que noticias procedentes de Alemania están en el centro de la atención mundial, parece que después del Mundial de Fútbol, las agencias de noticias y los redactores jefes de los grandes medios de prensa están más interesados que antes en este país.

Primero fueron las revelaciones de Günter Grass acerca de su pertenencia a las Waffen-SS (si tienen interés en leer al respecto, technorati reunió aquí los artículos que publiqué en mi blog).

Luego vino lo del discurso del Papa en Regensburg y la reacción del mundo musulmán y de los medios occidentales y la ninguna reacción de los políticos europeos, salvo de la Canciller Merkel que fue la única mandataria occidental que salió en su defensa. Technorati muestra estos resultados, por si quieren leer acerca del tema.

Y, en tercer término, nos hemos hecho famosos con una amenaza musulmana que no tuvo lugar, que no existió, de volar por los aires uno de los tres teatros de ópera que hay en Berlín si se presentaba una versión de la ópera Idomeneo de Mozart, en que el rey decapita, entre otros, al Profeta Mahoma.

Por eso, coloqué arriba a la izquierda, el escudo de Berlín (con el tradicional oso berlinés).

Tal vez, el lunes comience a comentarse en la prensa europea las palabras conciliadoras de la Canciller Merkel en su viaja a Turquía (jueves y viernes) y la luz verde condicionada, pero fair -en consonancia con la estrategia de los Estados Unidos frente a Turquía- para un eventual ingreso del país del Bósporo a la Unión Europea.

El fin de semana, parece que la opinión pública se concentra más en el deporte y otro alemán, Michael Schumacher, alias Schumi, ocupa normalmente, las primeras páginas de la prensa deportiva, al menos, en Europa.

Pero me gustaría referirme brevemente a la ópera Idomeneo y su misteriosa suspensión. Un breve paseo por los blogs hispanohablantes (o debiera decir hispanoescritos), me permite comprobar que se repiten informaciones falsas, con muy buena intención, pero falsas.

La historia de Idomeneo es así:

1) Todo empezó cuando una ciudadana alemana residente en el extranjero (la policía no dió a conocer en qué país, habría sido interesante saber si se trata de uno de mayoría musulmana o no) llamó por teléfono a la policía de Berlín y avisó de una escena "horrible" en que se degollaba a Jesús, Mahoma, Buda y Poseidón. No sé si ella se refirió a una posible reacción musulmana o no.

2) La jefatura de la policía de Berlín (Landeskriminalamt, LKA de Berlín) avisó, en el marco de un informe, al Innensenator de esta ciudad, Ehrhart Körting (Berlín es una ciudad con categoría de Bundesland, y por tanto, Körting es en Berlín lo que, en otros Länder sería un ministro del Interior) del eventual peligro que traería un descabezamiento de Mahoma, en el marco de una escena bastante sangrienta (ver fotos en Idomeneo , Idomeo - Mozart y el Islam - Körting - Harms) y en público.

3) El senador Körting llamó por teléfono a la intendente del teatro de Berlín, la Sra. Kirsten Harms, que estaba de vacaciones, para avisarle del peligro. En Alemania, las vacaciones son sagradas, así que se imaginan el grado de importancia que Körting le dió a la historia.

4) Frau Harms puso en una balanza la seguridad del público y de sus empleados (y la integridad del edificio, por supuesto) y la "libertad de los artistas", en este caso del director y creador de esta puesta en escena, el Sr. Hans Neuenfels, quien había agregado esta sangrienta escena en que Idomeneo, rey de Creta, decapita a los fundadores de religiones y a los dioses, para liberarse de ellas y de ellos. Todo un simbolismo. Esta escena no es de Mozart, no es de la ópera original. Es una creación del director Neuenfels.

Más detalles en Más de la ópera de Mozart Idomeneo

Neuenfels, director y creador de esta escenografía, en una entrevista con el Süddeutsche Zeitung ("Keine Parallele zum Karikaturenstreit") declaró que, con motivo de la premiere -con esta sangrienta escena- en marzo del 2003 (no lo podría asegurar, pero creo que fue en Essen), no recibió ninguna crítica por parte de musulmanes. Ni menos amenaza, ni nada por el estilo.

Finalmente y después de una discusión que trascendió más allá de las fronteras de Alemania y en que todo el mundo parecía saberlo todo sobre el tema, la ópera fue vuelta a poner en el programa (al menos eso nos dijo la prensa, pero no la encuentro en la página de la ópera de Berlín), no sé si se darán las cuatro funciones programadas para noviembre próximo o bien se les dará otra fecha.

Toda la culpa de este lamentable episodio recayó sobre la intendente (directora se le podría llamar más propiamente en castellano) Harms, en circunstancias que, a mi modo de ver, la responsabilidad de todo lo ocurrido fue del Innensanator Körting.

Con tanta publicidad, estamos seguros que se agotarán las entradas para las posibles funciones del próximo mes. Incluso, el ministro federal del interior invitó a dirigentes musulmanes a verla, y algunos de ellos aceptaron la invitación para ver la ópera en la versión de Neuenfels.

2 comentarios:

Kyosuke dijo...

Muy bien escrito y bien documentado como siempre. Sigue así Marta.
Por cierto, que espero que más de uno se dé cuenta después de esto que no hay que creerse todo lo que se ve, lee u oye en los medios de comunicación. Y de los blogs, mejor ni hablar.

Marta Salazar dijo...

Gracias querido Kyosuke! Tus palabras son un gran aliciente! Un abrazo!