viernes, octubre 13, 2006

La Canciller Merkel y el ingreso de Turquía a la Unión Europea

.
En esta oportunidad, he preferido copiar un mapa de Turquía y no la ya tradicional bandera, simplemente porque, en el caso turco, es importantísimo considerar la situación geográfica de este país para hacer cualquier análisis.

El mapa es de Wikipedia y lo agradezco a  Captain Blood

Con el anuncio de ayer, acerca del Nóbel de literatura al escritor turco Orhan Pamuk, ha quedado aún más de manifiesto que Turquía está ubicada entre dos culturas, entre dos civilizaciones, entre dos mundos, entre los que bien puede servir de puente -que es lo que esperamos- o de frontera, de separación -lo que no esperamos-.

Incluso, me temo que algunos estarían sumamente satisfechos si levantáramos un muro muy alto entre Europa y Turquía. A mi modo de ver, esto no beneficiaría a nadie. Ni a los actuales miembros de la Unión Europea (UE), ni a los turcos, ni menos a los habitantes del Cáucaso (ver Georgia - Rusia - Estados Unidos - OECD - Unión Europea), miren por favor en el mapa dónde están Georgia y Armenia.

Me gustaría comentar los dos discursos que la canciller pronunció en Turquía la semana pasada, porque me parece que la blogósfera hispanoescrita no le dió la importancia que se merecían. O no les dió importancia alguna. En su descargo, podemos aducir que era fin de semana. Ello, a diferencia de la prensa tradicional tanto alemana, como turca. Los medios turcos se deshicieron en alabanzas hacia nuestra canciller que, una vez más, dejó bien puesta a Alemania en el exterior. (Distinto es lo que ocurre en el interior del país).

El primer discurso fue pronunciado en Estambul, en el marco de una "cena de ramadán". El texto lo encuentran en la página del gobierno alemán Rede von Bundeskanzlerin Angela Merkel anlässlich des Iftar-Mahls
 
En primer término aclara que el ayuno no es algo extraño para los cristianos, para quienes es un tiempo de introspección, de recogimiento, de autodisciplina (cómo se nota que viene de una familia de pastores luteranos) y de renuncia consciente. De alguna manera, es éste el primer puente que tiende hacia los turcos, mayoritariamente musulmanes.

A continuación se refiere a la necesidad de un diálogo constructivo entre las culturas y entre las religiones. Hace ver que es más importante conversar con los otros que sobre los otros. Tenemos que tomarnos el tiempo para escuchar y conocer a los otros. Esta es -continúa la canciller- una oportunidad maravillosa. Para que no crean que lo invento, dice textualmente eine wunderbare Gelegenheit.

Y pasa a los negocios: en el comercio, Alemania y Turquía son partners muy importantes. Por esta razón -me parece- son los empresarios alemanes los más interesados en facilitar el ingreso de Turquía a la UE. Explica que una gran parte de su delegación está integrada por representantes de la economía. Pero las relaciones comerciales comprometen a la sociedad civil toda, por eso, ella saluda la proposición de crear una universidad turco-alemana. Además, recuerda que el 2007, Turquía será el país partner de la feria industrial de Hannover Messe, que es la feria industrial más grande de Alemania. Y, como si esto fuera poco, Turquía también será el país invitado a la Feria del libro de Frankfurt (Frankfurter Buchmesse), el 2008.

Por tanto, estamos afirmando los puentes ya existentes entre los dos países. La Canciller es conocida en Alemania por tender puentes. Y llegado este punto, había que referirse a los 2,5 millones de ciudadanos turcos o de ascendencia turca que viven en Alemania. Dice que ellos son un Bindeglied, esto es un eslabón, un nexo de unión, un vínculo muy especial entre ambos países.

La Sra. Merkel no pone la religión entre paréntesis. Recordemos que, pese a que el Presidente Tayyip Erdoğan es creyente musulmán, el estado turco es tremendamente laicista (se dice que las fuerzas armadas garantizan este orden fundado por Mustafa Kemal Ataturk) y a muchos turcos les gustaría colocar la religión, cualquiera que sea, en estado de hibernación.

Dice que no se puede colocar entre paréntesis los fundamentos de la religión, puesto que, para muchas personas, la fe pertenece a su identidad, constituye parte de sus raíces. En esto, la canciller se muestra más comprensiva y respetuosa con los musulmanes que muchos occidentales.

Se refiere a la cumbre del Islam, que tuvo lugar la semana pasada entre el Ministro del Interior (Wolfgang Schäuble, de la CDU, quién lo hubiera creído) y representantes de los musulmanes en Alemania. Allí dice que se trató algo más que la construcción de mezquitas o sobre las prédicas de los imanes. Se habló de la aceptación de un orden fundamental conjunto en cuanto a la comprensión de la sociedad y de las religiones, sobre la base de nuestros valores de libertad. No sé qué opinen Uds., a mí me parece muy bien.

Por tal razón, continúa la canciller, me alegro de encontrarme mañana con representantes religiosos en Estambul. Esto tiene que haber sido más difícil, porque para el estado turco, que apenas acepta la religión musulmana, las demás religiones, no existen, por decirlo de alguna manera. Y es uno de los puntos principales en la mente de la Sra. Merkel: lograr que todas las religiones sean respetadas en Turquía.

Y culmina con las palabras en turco "Hayirli Ramazanlar dilerim!" = algo así como les deseo las bendiciones del Ramadán.

El segundo discurso tuvo lugar un día después, en Estambul, en el marco del foro económico turco-alemán Rede von Bundeskanzlerin Angela Merkel anlässlich des deutsch-türkischen Wirtschaftsforums
Después de los agradecimientos, dice que está feliz de estar en Estambul, "una ciudad entre Europa y Asia". Interesante.

Elogia el gran esfuerzo que ha hecho Turquía en el ámbito de las privatizaciones. En este sentido, los empresarios alemanes tienen que apresurarse para llegar a ser parte de los grandes proyectos. Asegura que, de parte del gobierno alemán, no se ha puesto ningún obstáculo en este sentido.
Las reformas han acelerado el desarrollo, lo que se refleja en las tasas de crecimiento. Reconoce que, en Turquía se puede formar una empresa en un solo día, Alemania tendrá que esforzarse mucho para no quedarse atrás (la canciller tiene toda la razón).

Habla de la red de empresas alemanas en Turquía, de empresas turcas en Alemania y de las empresas (no son pocas) de turcos en Alemania. Dice que las representaciones diplomáticas alemanas son abiertas en la concesión de visas a los empresarios turcos.

Se refiere al importante sector de la energía...

Y llegada a este punto bromea doblemente. Por una parte, por lo del Oleoducto transcaucásico - Bakus Tiflis Ceyhan - BTC y por la otra, porque los turcos se habían quejado de la reducción de los turistas alemanes que se van de vacaciones a Turquía, y le dijeron a la canciller que ahora llegaban más turistas rusos que alemanes.

Por eso, ella dice que la competencia siempre es buena, también con los rusos y promete animar a los alemanes a irse de vacaciones a Turquía.

A propósito, el Foro económico mundial ha organizado un Europe workshop calls for new thinking on the role of Turkey, que tendrá lugar el 23 y 24 de noviembre en Estambul.

Y, por fin llegamos al tema ingreso de Turquía a la UE. Lo copiaré textualmente y después lo traduzco:
"Als Vorsitzende der Christlich Demokratischen Union setze ich mich für das Konzept der privilegierten Partnerschaft ein. Aber ich habe auch gleichzeitig immer wieder gesagt, dass wir in der Regierungsverantwortung das Prinzip „Pacta sunt servanda“ ‑ das meint das Prinzip der verlässlichen Partner, was Verträge anbelangt ‑ verfolgen".

"Como presidenta / secretaria general de la Unión demócrata cristiana, soy partidaria del concepto de la partnership privilegiada". Que, lógicamente, excluye el ingreso de Turquía a la Unión.
 
Sin embargo, como gobierno, repetamos el principio pacta sunt servanda, que se traduce en que respetamos los contratos. Se refiere al convenio internacional con el que se iniciaron las conversaciones entre Turquía y la UE. Con el que se le abrió las puertas al país del Bósporo para entrar, pero sujeto al cumplimiento de ciertas condiciones. La valoración del cumplimiento de esas condiciones será fair, se ajustará a lo acordado. Ese es el mensaje de la Sra. Merkel. Fue muy bien recibido en Turquía.

Continúa: necesitamos que Turquía se relacione muy estrechamente con la UE y que sean removidos todos los obstáculos.

Las reformas en Turquía deben continuar porque son buenas para el país, no por dar en el gusto a la UE. Asegura, con mucha razón.

A continuación, se refiere a otro punto problemático. Dice que Turquía debe respetar los Protocolos de Ankara (libertad de comercio frente a Chipre), pues la libertad de comercio debe reinar en toda Europa. Con esto, no quiere decir que "la otra parte" (se refiere a Europa y a Chipre mismo) no tengan déficit que no haya que subsanar; pero no puede ser que cada vez que se plantea el tema, se haga notar los déficits de la otra parte. Hay que sostener un diálogo constructivo. Estas palabras de la Merkel creo que se pueden aplicar a la resolución de muchos otros problemas internacionales y, también, cotidianos.

A continuación se refiere a los 2,5 millones de personas de ascendencia turca en Alemania y a que, lamentablemente, no tienen las mismas oportunidades que los alemanes. Señala que se debe, sobre todo, a que no saben el idioma. Personalmente, pienso que este es un punto sobre el cual se puede discutir.
Alaba que soldados alemanes y soldados turcos realicen labores conjuntas en el Cercano oriente.
Y nuevamente se refiere al tema de la religión: "Natürlich gehört Gewaltausübung im Namen von Religion nirgendwo auf die Tagesordnung. Das muss verachtet und geächtet sein; das ist überhaupt keine Frage. Aber natürlich müssen wir uns, was die Religionen anbelangt, sehr viel besser miteinander verständigen können und sehr viel mehr voneinander wissen. Dieser Dialog wird geführt".

Recordemos que este viaje tuvo lugar inmediatamente después del problema ocasionado por el discurso del Papa en Regensburg. Y que la Sra. Merkel fue la única mandataria europea que defendió a Benedicto.
"No se puede ejercer violencia en nombre de una religión. Esto tiene que ser respetado y obedecido. Está fuera de dudas". Llama al conocimiento religioso mutuo y al diálogo entre las religiones. Se alegra de reunirse esa tarde -con la participación de Erdoğan (este sí que es un milagro doble: 1° que un representante del estado laicista turco se reúna con representantes religiosos y 2°, que en esa reunión participen religiones cristianas)- con los representantes religiosos de Turquía, también con los musulmanes.

En suma, aunque ella no es partidaria -porque su partido no lo es- acepta que se negocie limpiamente con Turquía, su eventual ingreso a la UE.

En otras palabras, deja una puerta abierta al país del Bósporo (como le llamamos en Alemania), les dice que son importantes para Europa, pero más que nada, son importantes para sí mismos y, si realizan las reformas políticas y económicas en que están empeñados, por favor, que no sea porque la UE lo exige, sino por el bien de la misma Turquía.

7 comentarios:

Eugenio dijo...

Gracias Marta. Para quienes no hablamos alemán hubiera sido muy difícil obtener una reseña tan completa de los discuros de Merkel. Además de los atinados comentarios que haces.

LaCaSaEnElAiRe dijo...

Suscribo los agradecimientos.
La prensa , generalmente, ya viene "editada" en sus análisis, de acuerdo a los intereses políticos nacionales, igualmente en las traducciones.

Marta Salazar dijo...

Gracias queridos amigos!

__________

Me permito copiar aquí el comentario de Salva (Reflexiones liberales) en mi blog y mi respuesta:

Salva dijo...
Muy bueno el artículo Marta. He de decir que yo coincido con Merkel, aunque no plenamente, en que Turquía no debe entrar en la Unión Europea. Pero no sólo es que no deba entrar sino que no se debe negociar con ellos su entrada en la UE.

Pienso, obviamente, que abrir la puerta de la UE al Islam sería un craso error que amenazaría nuestras costumbres, nuestro modo de vida y nuestra civilización.

Saludos,

14/10/06 7:48 PM


Marta Salazar dijo...
Hola hola! Gracias! Pero el convenio o contrato de inicio de las negociaciones ya fue firmado y... pacta sunt servanda.

No sé, es complicado, por una parte, en en Imperio Austro-Húngaro siempre hubo súbditos musulmanes. Y no se puede negar que el Imperio de los Habsburgo sí es Europa.

Por otra parte, no te olvides que el estado turco es eminentemente laicista. (Ni siquiera laico).

Además, están las consideraciones geopolíticas: no perder a Turquía, miembro de la NATO desde hace décadas; no perder el Cáucaso (donde por lo demás, hay recursos energéticos, aparte -y es lo más importante- de personas que quieren pertenecer a Occidente.

Si se le cierran las puertas a Turquía, puede pasar cualquier cosa.

Turquía estuvo, una vez indeciso entre Occidente y la URSS. Se decidió -con mucha ayuda de los EEUU- por occidente.

Y me pregunto que, ahora que pasó la guerra fría, se le pueden cerrar las puertas sin más.

Por otra parte, el islamismo (no hablo del Islam, sino del llamado "fundamentalismo islámico") sí es una amenaza también para Turquía.

Amenaza que tendría mucha menos fuerza si Turquía quedara dentro de la esfera occidental.

Por otra parte, los derechos de las minorías (kurdos, armenios; cristianos y judíos) se verían reforzadas con el ingreso a la UE.

Yo creo que la canciller Merkel camina más en esta línea.

Pienso que hay que pensar un poco más en el tema.

En todo caso, la partnership privilegiada sí puede ser una alternativa. Habría que darle contornos claros.

Lo importante es no perder a Turquía, que es demasiado importante (económicamente, en cuanto a su posición geográfica y en lo que dice relación con su economía.

Y no se le puede dar solamente senales negativas desde este lado. Sobre todo cuando el gobierno hace esfuerzos ingentes por salir adelante.

Un abrazo Salva! Y muchísimas gracias por tu comentario!

Carlos Salas dijo...

El dilema que representa Turquía para los países de la UE es muy grande.
Por un lado están los deseos de profundizar el proceso de integración, proceso que no deja de ser rechazado por una buena parte de la población Europea tanto de izquierda como de derecha. Esto se observa especialemente en muchos países de Europa del Norte.

Es aquí donde Turquía se ha vuelto en el tema predilecto de los grupos nacionalistas y críticos de la EU. El miedo a casi 75.000.000 millones de Turcos (que además de pobres en relación a la gran mayoría de los países de la UE, pertenecen a otra cultura) es algo que penetra fuerte en el electorado. Quienes desean una unión aún más intensa están conscientes de este factor.
Por otro lado la ubicación geográfica de Turquía es estratégica y su moderación religiosa la convierte en un aliado vital para la contención del fundamentalismo islámico.

Hay quienes desean ver grandes cambios en el ámbito de los derechos humanos antes de aceptar a Turquía como miembro de la UE. Pero también se podría discutir si esos cambios no llegarían con más rapidez si Turquía fuera integrada a la UE.
Gran dilema y mientras la población Europea de los países más ricos no muestre una voluntad clara e inequívoca de seguir profundizando el proceso de integración europeo, yo creo que Turquía deberá seguir esperando y conformarse con estos ofrecimientos de miembro "honorario" de la UE.

Marta Salazar dijo...

gracias Carlos, concuerdo plenamente contigo.

Ojalá nos contaras algo de Dinamarca...

un abrazo!

Sergio Flores dijo...

Me parece que hay una idea errada con respecto a cuan "laicista" es Turquía. Las Fuerzas Armadas, que siguen los preceptos de Mustafá Kemal "Ataturk" (uno de mis personajes favoritos de la Historia, a pesar de su muy triste rol en Smirna y con los armenios), son laicas y laicistas a nivel de oficialidad, pero la tropa no lo es. Estambul es cosmopolita, pero Ankara no lo es, ni lo es el resto de Anatolia, el interior de Turquía. Y muchas de las costumbres que turcos han llevado a Europa no son de las mejores. Tal vez Marta sepa más con respecto a los asesinatos de honor, donde niñas que supuestamente han ofendido el honor de la familia son asesinadas por sus parientes; pero esto ha ocurrido con demasiada frecuencia en Alemania y en el resto de Europa. En Alemania, la vasta mayoría de quienes comete estos crímenes son turcos. Es un reflejo de actitudes profundamente arraigadas en la población y no será fácil ni rápido contrarrestarlas. No creo que Europa, con todos los enormes problemas que se ciernen sobre su horizonte con árabes y musulmanes no asimilados, necesite hacerse de 75 millones de musulmanes más a cambio de... de qué, en verdad, no sé. Si los turcos quieren una vida mejor en Turquía, tienen el ejemplo de lo que Europa ha hecho y lo pueden repetir. No requieren pasaporte europeo para ello.

Marta Salazar dijo...

Estimado Sergio, tienes razón.

Concretamente en lo relativo a los llamados "asesinatos de honor" sé que una parte de la blogósfera se refiere día y noche al tema, como si esto fuera nuestro pan de cada día en países con abundante inmigración musulmana.

No es así, aunque a algunos eurábicos les gustaría que así fuese. Para desprestigiar aún más a los musulmanes que ven como "el enemigo" y cuando tratas de hablar con ellos te salen con sonsignas belicistas como "la guerra ya ha empezado", "la guerra (con el mundo islámico) es inevitable" o "la guerra es esencial al ser humano".

No lo es, son excepciones muy grandes, pero cuando ocurre algo así (hechos protagonizados por familias kurdas y no turcas ni árabes, esto hay que registrarlo, pero para muchos blogs espanoles y norteamericanos (y sus hijos coloniales en Hispanoamérica), esto da igual, si ellos no tienen idea de diferencias entre uno y otro pueblo, ni les interesan, para ellos, todos los musulmanes son malos y punto), la prensa sensacionalista se lanza a inventar historias horribles al respecto.

Hace poco nuestra ministra de la familia, los ancianos, la integración y otros, la demócrata crsitiana Maria Böhmer (altamente conservadora, nada de sospechosa de ser "dhimi", como estos blogs llaman a quienes aún no declaran la guerra a medio mundo) realizó una visita a Kurdistán y allá le dijeron que no podías creer que los kurdos en Alemania vivieran como en Kurdistán hace 50 years y mencionaron lo de las muertes de honor, que en Anatolia ya no existen.

Sí, los kurdos de aquí, pese a vivir en occidente, no han captado "que el tiempo pasa" (como diría Silvio Rodríguez).

Por qué será? Y aquí llegamos a un punto super preocupante: la falta de aceptación, la segregación cultural conduce a una carencia peligrosa de integración en la sociedad que acoge a los inmigrantes.

Y es aquí donde tenemos un camino muy largo aún. Hay instituciones civiles y eclesiásticas ya empenadas en esto. Pero falta mucho que andar todavía.

Te recomiendo leer mi "entrevista" en Blog de Blogs, el link lo encuentras en mi blog.

Un saludo grande y sigamos pensando... pensando libremente...