lunes, abril 10, 2006

Elecciones en Hungría

Queridos amigos: esta vez, me gustaría referirme no a Alemania (queda pendiente) sino que a Hungría, país en que, el día domingo tuvieron lugar elecciones, algo opacadas en los medios informativos, por las elecciones en Italia.

Por primera vez desde el fin del sistema comunista, el gobierno de Budapest no ha sido derrotado en las urnas, al menos en la primera vuelta, y puede, en principio, permanecer en el gobierno, hasta el 23 de abril, en que tendrá lugar la segunda vuelta, una historia con final abierto. Hay que reconocer, eso sí que el margen de votos a su favor, ha sido bastante estrecho.

Desde el 2002, gobierna en Hungría una coalición formada por socialistas (que provienen del antiguo partido comunista) y el partido demócrata liberal. Del 2002 al 2004, encabezó el gobierno el socialista Peter Medgyessy. Y desde la crisis del 2004, Ferenc Gyurcsany (en la foto, con el Presidente norteamericano).





El partido socialista húngaro obtuvo la mayoría relativa, con un 43,3% de los sufragios. Sus aliados liberales alcanzaron el 6,4%.

Por su parte, la oposición -del partido de la Joven o Nueva Democracia, Fidesz, del ex ministro-presidente Viktor Orban- logró el 42,1% de los votos, a muy corta distancia de los socialistas.

La sorpresa de la elección fue que el Forum Democrático Húngaro (conservador) alcanzara el 5,04% de los votos, con lo que sobrepasa el límite del 5% necesario para tener representación parlamentaria. Es el mismo 5% mínimo que tenemos en Alemania y que pretende evitar una fragmentación política extrema en el parlamento. Este partido es un posible coalicionario de Fidesz o Nueva democracia.

El sistema electoral húngaro es considerado como el más complicado de Europa. El 23 de abril próximo, se realizará la segunda vuelta eleccionaria, para elegir 173 ó 174 (las informaciones se contradicen hoy, lunes por la noche, en este punto), de un total de 386 mandatos, que aún están vacantes.

Esta elección es la primera que se efectúa desde que Hungría ingresó a la Unión Europea, en mayo del 2004. La participación electoral fue de 67,7%. Recordemos que, de acuerdo al plan fijado, Hungría debería introducir el euro como moneda nacional o, en otras palabras, quizás más apropiadas, debería ingresar a la zona del euro.

6 comentarios:

Eugenio dijo...

Hola Marta. ¿Qué crees que pasaría en Hungría si ganara la oposición?, ¿cuáles podrían ser las ventajas y las desventajas?
Saludos.

Marta Salazar dijo...

Buena pregunta. Acerca de quién obtendrá, en definitiva, la mayoría en el parlamento, será una carrera muy renida, "cabeza a cabeza" como en las carreras de caballo.

Lo que olvidé mencionar ayer (irá en el artículo del 24 ó 25 de abril) es que ahora hay cuatro partidos (y no tres) en el Parlamento y esto sí es una novedad.

Que no haya un cambio de gobierno, no sé si eidentificarlo o no con estabilidad.

Esta elección es, para el mundo "menos importante" que la de Italia. Sin embargo, ha sido más importante que lo que eran las elecciones en Hungría antes de su ingreso a la Unión Europea.

Poli dijo...

Hola Marta... Mencionas que para el mundo es "menos importante" (así, entrecomillado) la elección en Hungría que en Italia. Siendo ambos países miembros de la Unión Europea, ¿por qué podría tener más importancia uno que otro?

Me gustaría que un día escribieras sobre qué países de la UE tienen más fuerza y/o importancia y por qué. Sería interesante saberlo.

Un saludo desde México.

Marta Salazar dijo...

Hola hola Poli! Simplemente porque Italia es un país que, durante largas décadas ha formado parte de "occidente"; en tanto Hungría estuvo desde después de la II Guerra, recluído en el Bloque occidental.

Poco se sabe de su historia, de su economía y menos de su política. Ha estado durante muchos anos "a trasmano", al igual que todos los países del "Este de Europa" (aunque en realidad, no es el Este, sino el Europa Central).

De Prodi y de Berlusconi, se habla en la prensa internacional; pero de Gyurcsany o de Orban... no.

Es explicable plenamente que sea así; pero este desequilibrio, a mi modo de ver, irá cambiando, a medida que los países del Centro y Este de Europa mejoren económicamente y, ganen importancia dentro del mundo.

A la relativa poca importancia de Hungría, se suma lo difícil que es su lengua, el magiar. El italiano es mucho más fácil...

Poli, recibe un fuerte abrazo y gracias por tu comentario y tu pregunta!

Poli dijo...

Al contrario, gracias a ti por tu clara respuesta. Muchos saludos.

Shirley dijo...

Hola estoy haciendo un ensayo sobre el sistema político de Hungría y bueno leyendo,encuentro que si bien el sistema electoral hungaro es colplejo, se hace para denotar cierta estabilidad el mismo sistema, en cuanto el partido del 5%, que es extremista derechista, ¿ tu crees que se una con los de derecha que no son tan radicales ?