lunes, abril 24, 2006

Consideraciones sobre el estado socialista - Chile y Finlandia


Queridos amigos de Planisferio: Uno de nuestros colaboradores (Arturo Basaure, Ingeniero civil en telecomunicaciones, Master of Science, Helsinki University of Technology) me ha enviado este excelente artículo, que espero que sea el primero de una larga serie de columnas. En él analiza comparativamente las últimas elecciones presidenciales que tuvieron luhar en Finlandia y en Chile.

Pienso que Arturo hace alusión a algunos tópicos que, para muchos serán bastante novedosos. Y, para quienes vivimos en Europa, son nuestro pan de cada día; pero es interesante leer su sistematización y mejor aún si quien realiza esta labor es un ingeniero. Comparto plenamente su crítica al estado benefactor estatista europeo y soy igualmente contraria a su exportación a otras latitudes.

Los dejo con el artículo de Arturo. Bienvenidos los comentarios, los cuestionamientos y las citas en otros blogs.



Consideraciones sobre el estado socialista


En las pasadas elecciones presidenciales de Chile y de Finlandia, apreciamos bastantes puntos en común. En ambos países los contrincantes eran parecidos: por un lado una mujer socialista, cercana al pueblo, y por el otro lado un representante de centroderecha, con un modelo económico más liberal, que apuntaba hacia una mayor eficacia económica.

Son los dos grandes bloques que hoy en día siguen enfrentándose, aunque con diferencias menos radicales que en los años 70. En ambos países ganó la candidata socialista (Bachelet en Chile y Halonen en Finlandia), pero no deja de llamar la atención que los candidatos de centroderecha(Piñera y Niinistö) alcanzaron votaciones cercanas al 50%.

De alguna forma , Chile está adoptando el sistema socialista europeo o euro-socialismo que está muy lejos del socialismo latinoamericano de Evo o de Chávez.

La presidenta Bachelet no sabe mucho sobre el curso del dólar, pero aún así la gente confía en su capacidad de gestión y en que nunca tomará medidas revolucionarias anticuadas como los gobernantes mencionados del vecindario sudamericano.

Pero este modelo euro-socialista tiene sus puntos flacos, que trataré de describir a continuación, basado en la experiencia de los países nórdicos.

Es propio de una sociedad de estas características ejercer el control sobre los medios de comunicación. Aunque jurídicamente rige la libertad de expresión, en la práctica los diarios y la televisión están controlados por un grupo altamente ideológico, si bien no necesariamente estatal. De esta forma, podríamos decir que “está prohibido pensar distinto”, se debe pensar como la mayoría (siempre controlada por unos pocos) y al que se atreva a decir algo distinto se le critica duramente. Es lo que últimamente se denomina la “corrección política”.

Otra característica es lo que podríamos denominar la doble moral. Por un lado existen mandamientos inquebrantables como el “pagarás impuestos”, “respetarás a los homosexuales” o “no existe la verdad, sino que todo depende de la mayoría”. Por el otro lado, un sistema socialista de raíces anticristianas tiende a atentar contra la vida humana, sobre todo antes de su nacimiento y cuando ya está envejecida (aborto y eutanasia), paradojalmente siempre de una forma aparentemente democrática e incluso exaltando al mismo tiempo los derechos humanos. A modo de ejemplo, basta ver la forma en que se ha introducido la píldora abortiva del día después en Chile, en nombre de la libertad y de la igualdad.

Y así llegamos a algo muy característico del sistema como es la destrucción de la familia, en las leyes y en la práctica. En honor a la libertad se iguala el matrimonio a todas las otras uniones, que hasta el momento se habían considerado como antinaturales. Y es así como en estos estados abundan los divorcios, la uniones de hecho y las uniones de homosexuales. Con el tiempo la situación se agrava y el índice de natalidad baja por debajo de los 2 hijos por familia (cifra que no alcanza a la llamada reposición generacional); la población se envejece y se crean problemas muy serios para la sociedad. Por ejemplo en muchos países europeos, por la baja natalidad, se ha tenido que recurrir a la mano de obra extranjera de países musulmanes africanos. Lo que ha originado un sinnúmero de problemas de adaptación o de la llamada integración que, muchas veces lleva a un aumento de la violencia racial, de la xenofobia.

El individualismo es causa y consecuencia de este modelo, del que se retroalimenta. Esto se aprecia muy claramente en los países nórdicos. Como el estado tiende a subvencionarlo todo, la gente no se preocupa de los demás. Muchos piensan: “yo pago impuestos y con eso basta, el estado se encarga de ayudar a los necesitados y yo disfruto de mi sueldo mientras pueda”. Así el estado benefactor europeo evidentemente estatista crea una sociedad de personas sumamente egoístas, que no se interesan por el prójimo. ¿Por qué hacerlo si el estado se debe preocupar de él?

Asimismo, cuando el estado está corrompido deja de ser imparcial y fomenta sólo a las organizaciones ideológicamente afines a sus objetivos. De esta forma se puede llegar a perseguir a las instituciones que representen ideas contrarias a la ideología oficial , como por ejemplo la Iglesia Católica.

No es fácil mantener un equilibrio entre el liberalismo y el socialismo; entre la competitividad y el modelo de mercado y el rol subvencionador del estado. Cada sistema tiene sus debilidades y sus fortalezas. El estado benefactor de caracteres socialistas parece funcionar en apariencia, pero a la larga ha resultado muy dañino para Europa y, sin duda, lo será para Chile si el gobierno de la Sra. Bachelet realiza cabalmente su proyecto socialista.

A mi modo de ver, uno de los pricipales defectos del sistema socialista -tal vez el más evidente- es que si el estado lo controla todo, ¿quién controlará al estado? Si el estado está moralmente corrompido, ¿quién será capaz de detenerlo?

Popper caracteriza al sistema democrático como el que es capaz de cambiar a sus gobiernantes, de reemplazarlos eligiendo a otros. Pero en un estado en que hasta los medios de comunicación están controlados por la ideología oficial, es muy difícil que esto sea posible. En un estado en que los ciudadanos han dejado de ser ciudadanos para llegar a ser súbditos, es difícil que alguien quiera tomar responsabilidades sobre su propio destino y ejercer su libertad, lo que requiere necesariamente que el estado no lo controle todo.

6 comentarios:

Alezita dijo...

HOla:
Interesante analicis, si bien no comulgo con todas las ideas, la verdad es que Chile es un país de dobles estandares, donde casi todo es controlado por unos pocos.
Ojala eso lo podamos cambiar.

Javier Bazán dijo...

Muy bueno Marta.
Un político norteamaericano decía: "Un estado que te da todo, te quita todo".

P.D: mE invitaste a participar en este blog. Se me olvido preguntar, ¿cómo entró en esta comunidad?

Eugenio dijo...

No me queda claro: ¿Los medios de comunicación chilenos están controlados por el Estado?

Arturo Basaure dijo...

Una aclaración para Eugenio:
el artículo describe las características de una sociedad socialista en general. Algunas de estas características son "el pan de cada día" -como dijo Marta- en los países nórdicos, donde yo vivo. En Chile se ve que para allá vamos...y se ve que es la línea del gobierno actual, aunque todavía muchas de estas características no se dan plenamente.

Anónimo dijo...

Estimado Arturo, me parece muy interesante tu publicacion, es mas, le has dado en el clavo, porque lamentablementa en nuestro Chile los Socialistas se creen dueños del pais, y prueba de ello es que Lagos antes de salir del poder dejo a su hijo cuidando a la Bachelet y asi tener asegurado la reeleccion para el 2010.
moriana

Anónimo dijo...

Moi. Vaikka mä nyt en ymmärtänyt ihan kaikki (tai jaksanut lukea läpi) mun on myös pakko myöntää että ihan mielenkiintoista oli kuitenkin otta osaa tekstistäsi. On oikeastaan ihan uskamatonta että pärjäsit suomessa niin hyvin kuin teit. Tässä maassa on aika kova mentaliteetti ja kulttuuri voisin kuvitella on jotain muutan kuin etelä-amerika. Toivon että viihdyit hyvin kun olit täällä, ja myös että sun elämä jatkaa hyvin Chileessäkin. Näkemiin!

AW