domingo, marzo 18, 2007

Canciller Merkel en Polonia

Nota: Lamento los problemas que ha habido con las fotos, las volví a poner hoy lunes al mediodía.

El ocurrente dibujo es del Die Zeit. En él, aparecen las dos águilas: la alemana, a la izquierda y la polaca, a la derecha, quienes parece que no se quieren ni ver siquiera.

Lo que no deja de ser preocupante, pues porque ambos países son miembros de la Unión Europea, de la OTAN y tienen una larga frontera común, además de una larga historia... también común.

Y porque, aparte de ello, hay una minoría alemana reconocida en Polonia y en Alemania, un grupo importante de polacos viviendo y -sobre todo- trabajando (y jugando fútbol, Miroslav Close y Lukas Podolski por ej.), pero no reconocidos como una minoría en Alemania, lo que es un problema que el gobierno vecino ha planteado desde hace décadas.

La canciller Merkel acaba de regresar de Polonia, después de una visita de dos días, lo que no deja de ser mucho tiempo para visitar un país vecino.

Además, la acompañó su marido (en el centro en la foto), el profesor (universitario) de física, Joachim Sauer, lo que tampoco es habitual, esto le otorga más entidad al asunto.

El matrimonio Merkel-Sauer ha llegado a un acuerdo -a mi modo de ver muy sano- según el cual, cada uno/una tiene su vida profesional propia.

Asimismo, la Sra. Merkel invitó al presidente polaco Lech Kaczynski a la playa.

No, no es lo que Uds. se imaginan, miren la foto y se harán una idea de cómo fue el paseo por la playa. Las playas acá no son tan atractivas como las playas que conocen la mayoría de los lectores de habla hispana (descontados tal vez los de Punta Arenas y Ushuaia).

La Merkel -esto lo aprendió del presidente Bush- tenía planeado invitar a Lech y a Maria a su casa en la ex-DDR.

Pero, finalmente, fue el presidente polaco quien terminó invitando él a su casa en la península de Hela (no, no es en Grecia) o Hel en alemán , en el Mar Báltico u Ostsee o Mar del Este, como le llamamos en alemán.

Los puntos complicados entre los dos países (sólo algunos se anunció oficialmente que sería tratados; pero me referiré a todos):

1) el de la minoría, mencionado y -a mi modo de ver- sin solución, porque:

a) parte de los polacos son, jurídicamente alemanes, esto es, tienen la nacionalidad alemana por provenir, teóricamente al menos de alemanes o porque se nacionalizan alemanes en cuanto pueden (5,9% el 2004), ver Los nuevos alemanes

b) porque son inmigrantes polacos, a diferencia de los alemanes en Polonia que están allí desde hace siglos, desde que Polonia no existía como estado, sino sólo como nación y su territorio era prusiano, austriaco o pertenecía el Imperio de los zares;

c) porque gran parte de los polacos se encuentran en Alemania como ilegales y difícilmente se podrá reconocer el status de minoría a personas que, se supone, no se encuentran en el país.

2) el problema del gasoducto de Gazprom o de la NEGP acordado en la época de Schröder entre Rusia y Alemania, dejando de lado a Polonia y a los Países Bálticos.

Ver El gas es la continuación de la política por otros medios

Ver además: mis artículos sobre la NEGP en aesd

El gobierno de Schröder fue deletéreo para las relaciones de Alemania con (todos, salvo Rusia) sus vecinos del Este.

Hay que considerar además que Frank Walter Steinmeier era el jefe de la Cancillería de Gerhard Schröder y, como tal, causa -con razón- grandes recelos en su calidad de ministro de relaciones exteriores, en todos estos países.

Ver además Alemania ¿en el centro de Europa?

3) La actitud frente a Rusia: de gran amistad en la época de Schröder.

Recordemos la llamada troika Schröder-Putin-Chirac, consecuencia del intento ruso de acercarse a las que han sido tradicionalmente las potencias europeas, ignorando por completo a los países que formaban parte de la zona de hegemonía soviética, incluyendo a Polonia.

Polonia, desde la UE, ha vetado todos los intentos de cerrar el acuerdo entre la UE y Rusia. Debido a que Rusia no acepta injustamente y bajo una excusa -esto es común en la política de Putin- muchas importaciones polacas, por ej., de carne, aduce que la carne no cumple los requisitos de higiene exigidos.

Polonia (garcias a Eugenio que me hizo ver que me había equivocado y escrito Rusia en vez de Polonia, sorry) apoya además los intentos de Ucrania de acercarse a la UE y a la OTAN, lo que es visto por Rusia como un desafío frente a Moscú.

4) La actitud frente a los Estados Unidos en la Guerra de Irak a la que Polonia envió tropas (se supone que las retirará a mediados de este año) y Alemania, no.

Por el contrario, Polonia estaba a favor de la guerra y Alemania, en contra (teóricamente, porque sabemos hoy que el gobierno de Schröder, pese a todas las declaraciones populistas de pacifismo, ayudó a los norteamericanos en Irak).

5) El problema de los radares norteamericanos y de los misiles de defensa en Europa, concretamente en territorio polaco, checo y... tal vez georgiano.

Polonia dice que después de cinco años de que no pase nada en cuanto a la entonces acordada defensa de Europa (entonces la OTAN habría resuelto instalar un sistema de defensa, pero no se ponen de acuerdo en cuanto a cómo hacerlo), Polonia corta por lo sano y acepta que los Estados Unidos instalen misiles de defensa en su territorio. En la Rep. Checa se instalaría el radar para detectar misiles enemigos.

Sobre el tema de los radores, ver en mi blog, sobre todo con información checa y rusa. No me he dedicado al problema desde el punto de vista polaco.

La amenaza, dicen norteamericanos (y lo repiten checos y polacos) vendría de Irán o de Corea del Norte.

Pero Rusia dice que es trata de una agresión hacia este país y Alemania y el resto de Europa occidental se opone a su instalación. Aduce que deben ser los europeos quienes se defiendan a sí mismos... Polacos y checos prefieren que lo hagan los norteamericanos.

Si lo hicieran los europeos, me pregunto si sería la EADS la encargada de ejecutarlo...

6) el difícil problema de la Vertreibung o de la expulsión de millones de alemanes después de la II guerra mundial de territorio polaco, lo que fue, indudablemente un acto contrario al derecho internacional.

Los alemanes hablan de expulsión y muchos polacos de huída: los alemanes habrían huído del Ejército Rojo. Es cierto; pero lo que diferencia una expulsión es que quienes huyen pueden regresar y, en este caso, a los alemanes que vivían en territorio polaco y huyeron del Ejército soviético no se les permitió volver a sus casas, de manera que se trata de una verdadera expulsión.

Los soviéticos expulsaron, a su vez, a muchos polacos de Ucrania, que huyeron al territorio de Polonia. Este sistema de expulsiones fue común duránte la hegemonía soviética. Ver la narración de Lennart Meri en Lennart Meri : El comunismo ha muerto, pero nadie ha visto su cadáver

La posición del gobierno alemán es muy clara: reconocer la actual frontera con Polonia (1990).

7) Los supuestos derechos subjetivos conculcados a los propietarios de inmuebles en Polonia y que exigen, del gobierno polaco una restitución de los mismos, o una reparación (en dinero, claro).

Es la labor de la llamada Preußische Treuhand, que no tiene el apoyo del gobierno alemán.

8) Las posiciones contrarias de ambos países frente al proyecto constitucional europeo: Alemania lo apoya y Polonia está en contra. Este punto merece un análisis más detallado. Me gustaría comentar, en el curso de la próxima semana) el discurso de la Canciller en la Universidad de Varsovia (ver el texto completo en Rede von Bundeskanzlerin Angela Merkel an der Universität Warschau).

9) Otro punto de desentendimiento se debe al apoyo incondicional de Polonia al ingreso de Turquía a la UE, que difiere de la posición actual alemana. Sobre esta última, ver La Canciller Merkel y el ingreso de Turquía a la Unión Europea

10) Pienso asimismo que Polonia tiene, una mala prensa en Alemania. El gobierno y los polacos en general.

¿Por qué? Porque, para los alemanes, los polacos son católicos y esto siempre es sospechoso en Alemania, sobre todo en Berlín. Creo que la República de Bonn era algo distinta en este punto. Claro, los judíos fueron asesinados, por millones, por los mismos alemanes en los campos de concentración que abundaban en Polonia. De los polacos ortodoxos, no han oído hablar nunca; y pocos alemanes saben de la existencia de los muchos polacos luteranos.

¿Otra razón? Cuando estuvo en Berlín, Lech Kaczyński dijo que él no estaba de acuerdo con el matrimonio homosexual y esto es algo que en Alemania no se le perdona. Ver Kaczynski y la protesta homosexual en Berlín y Ataque violento de grupos de homosexuales y lesbianas al presidente polaco en Berlín

Asimismo, seamos sinceros, en Alemania se mira a los polacos -trabajadores pobres e ilegales- en menos y no es raro que se piense que no están a la misma altura que los alemanes.

Por supuesto que esto no ocurre entre gente con más cultura, pero sí es el comportamiento del hombre y la mujer comunes y corrientes.

Hace no mucho, un diario de los más importantes de Polonia, elogiaba a la canciller Merkel, como una persona que sabe escuchar. Sabemos que además, ella sabe tender puentes (ver el ya mencionado artículo en Planisferio La Canciller Merkel y el ingreso de Turquía a la Unión Europea) y que su experiencia durante la época comunista le da una cercanía especial a los pueblos del Este.

Recordemos lo que decía un político ruso acerca de la canciller "Arseni Roginski, uno de los presentes en la reunión declara emocionado: "la Sra. Merkel entiende las cosas de manera distinta a los políticos occidentales, debe ser porque también viene de Alemania Oriental", en el artículo Merkel, de regreso de Moscú

Veremos cuáles serán los frutos de esta difícil visita; una visita difícil, pero no una misión imposible.
.
.

8 comentarios:

M@k, el Buscaimposibles dijo...

Muy buen artículo, Marta, mucho más completo que la información que nos llega por aquí, centrada sobre todo en las afinidades ultraderechistas de los gemelos polacos y la difícil relación Europa - Polonia - Rusia.

Marta Salazar dijo...

Gracias querido Mak!

Le hice una pequena corrección, porque, leyendo nuevamente el artículo, me di cuenta que el tema de los misiles no lo había mencionado, sino que me había referido sólo a los radares.

Además, le agregué una frase final, que hacía falta. Hoy día, perdí varias veces lo escrito porque Blogger no aceptaba no sé qué símbolos, según decía...

así que perdonen si hay algún error (se aceptan correccciones), porque se debe a que escribí el artículo varias veces...

Un abrazo!

Sebastián Miranda dijo...

Buen artículo, además creo que Polonia siempre se ha sentido como el jamón del sandwich entre alemanes y rusos, y razones tienen de sobra, aunque no me gusta que siempre usen ese recurso en su política exterior

cambiaelmundo dijo...

¿Bueno? ¡Magnífico artículo!, no hay nada como saber para darse cuenta de lo difíciles que son las cosas; no sabía que entre Polonia y Alemania hubiera tantas dificultades.
Me ha llamado la atención eso de que Polonia apoya el ingreso de Turquía en la UE ¿por qué?

Marta Salazar dijo...

Hola hola! Gracias! No conozco las razones en detalle, supongo -eso sí- que hay muchas razones para apoyar el ingreso de tr.

1) es parte de la OTAN desde el 52;

2) es un país demasiado importante desde el punto de vista geoestratégico:

a) la entrada para la energía de varios estados del Este (gas y petróleo),

b) escudo frente a los países islámicos;

3) la economía turca se desarrolla rápidamente, tiene buenas cifras, sería un impulso dentro de la UE;

4) la economía turca (esto probablemente no se sabe en Occidente) se expande rápida y seguramente por muchos países de Asia Central (de partida, tiene buena llegada en los "estados turcos") esto incorporaría nuevos mercados, al menos parcialmente a toda la economía europea;

5) a diferencia de la teoría que se ha propiciado por los detractores del ingreso de tr a la UE, en Polonia y otros países se sostiene la teoría tradicional de que tr es un país europeo (al menos una mitad de tr, tal vez, descontado Anatolia y otras regiones);

6) qué más? Los EEUU apoya el ingreso y Polonia es un país con bastante influencia norteamericana;

7) Polonia apoya el ingreso de Ucrania a la UE (posteriormente, también apoyará o apoyaría, la entrada de Georgia y otras ex-repúblicas soviéticas, para ello, es probable que cuente con el respaldo de tr).

Pienso que estas son las razones principales no sólo para que Polonia, sino para que también otros países apoyen el ingreso de tr a la UE.

Un gran saludo y muchas gracias!

Marta Salazar dijo...

Los estados turcos a los que me refiero son:

Aserbaidschán, Kasajstan, Kirgisistán, Turcmenistán (esperemos que los turcos tengan aún más influencia) und Usbekistán.

Saludos!

Eugenio dijo...

Hola. Que buen artículo, muy completo.
Creo que hay que cambiar la frase que dice "Rusia apoya además los intentos de Ucrania de acercarse a la UE y a la OTAN, lo que es visto por Rusia como un desafío frente a Moscú."
Según entiendo quien apoya a Ucrania es Polonia.
Saludos.

Marta Salazar dijo...

Gracias querido Eugenio, lo siento es que escribo rápido y ... se me pasó, menos mal que te diste cuenta! Un abrazo!