jueves, diciembre 13, 2007

Las elecciones en Venezuela y la fallida reforma constitucional


Con el permiso de mi querido amigo K2, estudiante venezolano residente en Italia, tengo el placer de presentarles en este blog el artículo que este excelente bloguer publicó en su blog en días pasados.

El link es este: Elecciones 2D.


Terminaron las elecciones y el "NO" a la reforma constitucional resultó victorioso, lo cual fue bastante sorprendente. Sinceramente, yo no me lo esperaba. Pero la cosa sucedió en una forma totalmente distinta. De hecho, estas elecciones fueron totalmente distintas a las últimas dos en las que participé (referéndum revocatorio y elecciones presidenciales). Para empezar no encontramos cola en el consulado al momento de votar, y según los miembros de mesa, si bien no había habido una cantidad monstruosa de votantes, la cosa se había movido con bastante rapidez. Algo que no sucedió en las oportunidades anteriores: en el primero, los representantes del gobierno se inventaron todas las triquiñuelas posibles por hacer que uno desistiera a votar (4 horas en cola no se olvida fácilmente), y durante las presidenciales, algún burócrata brillante decidió que debíamos empezar a la misma hora que Venezuela. Nada de eso ocurrió ayer. Incluso, nos sorprendimos ante tanta rapidez. Es excelente ver como la gente del consulado está haciendo que éste funcione, no sólo con eficiencia sino con un muy buen trato hacia el público. Lo único lamentable es que mi esposa y yo fuimos apertrechados con libros, revistas, y nuestros reproductores de MP3, listos para esperar horas en el frío, para luego descubrir que nuestros esfuerzos fueron en vano, ¡afortunadamente!.

Pero demos vuelta a la hoja, ya la elección pasó, y según los datos provistos por el CNE la diferencia entre el "NO" y el "SÍ" fue menor al 1% de los votos escrutados. A esto se agrega que hubo una abstención del 44.11% [1]. En otras palabras, la victoria de aquellos que nos oponemos a este gobierno fue sumamente pequeña según las cifras oficiales. Pero me parece que es más interesante comparar la elección anterior a ésta, tal como lo hace Lubrio [2], quien nos muestra como la cantidad de votos sacados por la oposición es apenas un poco mayor a la obtenida en el 2006. Según Luigino, esta derrota se debió a la pobre estrategia comunicacional del gobierno y a la gran cantidad de mentiras que circularon en torno a la reforma constitucional. En mi opinión, ese es un análisis un poco simplista, pero me gustaría comparar los números tal como él hace, comencemos con los datos del 2006:
  • Chávez obtiene el 62% de los votos, es decir, 7.309.080 personas votaron por él.
  • Todos los candidatos de la oposición obtuvieron el 36,65% de los votos, que se traduce en un apoyo de 4.321.072 de personas.
  • La abstención fue de un 25,3%, es decir, 3.994.380 personas no votaron dentro de un universo de 15.784.777 votantes.
Para este elección, y asumiendo que el número de votantes no haya cambiado significativamente en un año, así como que el resultado final se mantenga tal como lo dijo el CNE, tenemos que:
  • El "NO" por el Bloque A obtuvo 4.504.354 votos (50,70%), mientras que para el Bloque B se obtuvieron 4.522.332 votos (51,05%).
  • El "SÍ" obtuvo 4.379.392 votos (49,29%) en el Bloque A, y 4.335.136 (48,94%) en el Bloque B.
  • La abstención fue del 44,11%, es decir, 6.962.665 votantes.
Estos números nos muestran dos cosas: no hubieron grandes saltos de talanquera entre los seguidores del gobierno, que los que somos contrarios al gobierno somos más o menos los mismos, y que hay 3 millones de votos menos para el gobierno. Esto último es bastante intrigante: si asumimos la tesis de Luigino, de los casi 7 millones de personas que se abstuvieron de votar, 3 millones votaron anteriormente por Chávez, ¿qué pasó con ellos?, ¿por qué no apoyaron el gobierno en este momento, y por qué no ejercieron su voto?. ¿Mala estrategia comunicacional?, lo dudo, cuando se aprobó la constitución, los tiempos para su lectura y análisis fueron más o menos los mismos que tuvimos ahora, el gobierno tenía menos órganos de propaganda, la oposición tenía tanto o más espacio que el gobierno en los medios. No me parece que esta derrota del gobierno se deba a una simple falta de comunicación o de apatía por parte de sus electores, quienes siempre se han movilizado espontáneamente a favor de éste. El dato de la mala estrategia comunicacional también puede ser utilizado para juzgar a la oposición, dado que la cantidad de gente que apoyó esta opción no mejoró significativamente. En otras palabras, la mala comunicación, tanto por parte del gobierno como por parte de la oposición no es lo único que permite explicar estos resultados.

Ahora bien, si pensamos mal y hacemos uso de las teorías conspirativas que maneja la oposición, ¿es ése el número de votos trampeados de las elecciones anteriores y no pudieron usar esa trampa esta vez?, de ser así, ¿por qué?. ¿Habrá alguna relación con la reunión del alto mando militar esa misma noche [3]? . ¿Será verdad que trucaron los números para que la derrota no fuera tan grande?. Si ya sé que estoy buscándole la quinta pata al gato, pero es que estos resultados no me convencen. Y cuando uno no está convencido, lo que hace es elucubrar...

Pero recapitulemos, la victoria fue cerrada, una gran masa de la población que podría ser identificada con el chavismo decidió que era mejor quedarse en casa y los saltos de talanquera fueron mínimos. Esto trae como conclusión que:
  1. No hay grandes saltos de talanquera: pocos partidarios del gobierno votaron en contra de la reforma.
  2. Hubo un gran número de personas que prefirieron no emitir su opinión. Sea en contra o en favor de la oposición. La pregunta de rigor es ¿por qué se quedaron?.
  3. La gente prefiere votar por una persona y no por unas ideas: por eso la personalización de la campaña por el "SÍ" a la reforma (un voto en contra la reforma es un voto contra Chávez). Quizás la gente sintió que votar por esta reforma no era prioritario.
No quiero sonar aguafiestas, pero esto apenas es un paso minúsculo. Aún el chavismo controla la Asamblea Nacional, el CNE y otros tantos poderes públicos. El problema económico es inminente: se habla de una inminente devaluación una vez instaurado el bolívar fuerte; no se resuelve el detalle de la escasez (ayer hablé con mi madre quien me dijo que no conseguía leche en polvo); los problemas de la inseguridad siguen intactos. Con esta victoria no hemos mejorado, simplemente hemos evitado que las cosas empeoraran más. Aún queda mucho camino por recorrer.


6 comentarios:

cambiaelmundo dijo...

Gracias por este análisis. De acuerdo con que parece que esta vez se confiaron y no amarraron tanto el pucherazo, y con que la cosa sigue bastante chunga.
¡Ánimo!

Eugenio dijo...

Hola K2.
Jorge Castañeda, exsecretario de relaciones exteriores de México, escribe en Newsweek que Chávez perdió por un margen mayor y que quiso cambiar los resultados pero lo evitaron algunos militares. (http://www.newsweek.com/id/74230)
Yo no creo mucho en información de fuentes que permanecen anónimas, pero me gustaría saber tu opinión al respecto.
Saludos.

Marta Salazar dijo...

Eugenio, mira la explicación que da un blog ucraniano (y los ucranianos tienen experiencia con este tipo de personas a adhieren a la ideología marxista):

aquí

It's only a joke... ja ja

Un saludo grande!

K-2 dijo...

Eugenio, eso es lo que se dice: la victoria fue tan aplastante que los mismos militares obligaron a Chávez a aceptarla. Se habló que muchos de éstos estaban dispuestos a seguir al general Baduel (ex-ministro de la Defensa que se opuso a la reforma) y hacer respetar los resultados. La verdad es que nadie sabe lo que pasó exactamente ese día, sólo lo que el gobierno dijo:

1) Chávez se reunió con el alto mando militar.
2) Supo los resultados definitivos durante varias horas, antes de darles el visto bueno y permitir que el CNE los diera a conocer.
3) Culpó el fracaso a su entorno, lavándose las manos con respecto a cualquier responsabilidad que el pudiera tener.

Se manejan diversas hipótesis sobre la razón de la derrota, así como su aceptación. Supongo que lo que más pesó en los militares era que el poner el remoquete "socialista" al nombre oficial de la república haría que muchos de ellos renunciaran a exhibir sus dineros mal-habidos. Y eso es algo que nuestras corruptas cúpulas militares no pueden soportar.

Aunque lo más plausible es que esa información es correcta: Chávez fue presionado para aceptar la derrota. El anonimato de la fuente es importante preservarlo, porque de lo contrario la persona que filtró la información podría sufrir un incidente. La gente ve y dice muchas cosas, en Venezuela tenemos una larga tradición de rumores, que muchas veces terminan siendo ciertos.

Por último, como habrás podido notar en las últimas noticias, Chávez no ha aceptado la derrota graciosamente y hará lo posible por implementar su reforma, en particular el único punto que realmente le importa: la reelección indefinida.

En referencia al por qué la gente no salió a votar (suponiendo que los números fueron verdaderos), la razón principal es que la gente no entendió la reforma. Si te molestas en leer la constitución actual, notarás que su estilo es pesado, confuso y con una redacción pobre y poco clara. Una pesadilla para cualquier abogado constitucionalista que se respete. La reforma poseía un lenguaje aun más confuso, lo que hizo que mucha gente se abstuviera de votar por algo que no entendía.

Eugenio dijo...

Gracias por tu respuesta k-2

Marta, está muy buena la caricatura me hizo reír bastante.

cambiaelmundo dijo...

He leído que la victoria del no era tan amplia que escamotearla podría significar un enfrentamiento de graves consecuencias y que algunos militares admitieron "reducir la diferencia" pero no cambiar el signo de la victoria.