domingo, julio 22, 2012

Discurso de Hollande a 70 años de la redada del Vélodrome d'Hiver



Estimados amig@s, a continuación, les ofrezco un resumen (traducción libre) del discurso pronunciado por el Presidente de la República con motivo del 70 º aniversario de la redada de Vel d'Hiv. Aquí pueden leer el texto completo y en original francés

Agradezco la bandera francesa a Wikimedia y a SKopp 

Nos reunimos esta mañana para recordar el horror de un crimen, expresando el dolor de aquellos que vivieron la tragedia, que evoca las horas oscuras de la colaboración, que evoca nuestra historia, y por lo tanto la responsabilidad de Francia.

Estamos aquí también en memoria de la shoah, ya que recordar las redadas han sido el primer paso en la lucha contra el olvido, para dar testimonio a las nuevas generaciones de la barbarie que somos capaces de hacer (...).

Hace 70 años, el 16 de julio de 1942, en la madrugada, 13.152 hombres, mujeres y niños, fueron detenidos en sus domicilios. Las parejas sin hijos y solteros fueron internados en Drancy, donde sería creado el museo por la Memoria de la Shoah.

Otros de los detenidos fueron llevados al Vélodrome d'Hiver. Estuvieron hacinados durante cinco días en condiciones inhumanas y fueron trasladados desde allí a los campos de Pithiviers y Beaune-la-Rolande.

la instrucción muy clara fue dada por el gobierno de Vichy: "Los niños no deben ser despachados en el mismo convoy que sus padres." Ellos fueron asesinados. Simplemente porque eran judios.

Este crimen tuvo lugar aquí en nuestra ciudad, en nuestras calles, en el edificio actual, en nuestras escaleras, en los patios de nuestras escuelas.

Se abrió así el camino para otras redadas similares, en Marsella y en toda Francia, a ambos lados de la línea. También hubo deportaciones, incluyendo la de los gitanos.

La infamia de la Vel d'Hiv fue parte de una empresa que no tenía precedentes y no se puede comparar con ninguna otra cosa: el Holocausto, el intento de aniquilación de todos los Judios de Europa.

76.000 Judios de Francia fueron deportados a campos de exterminio. Sólo 2.500 han regresado.

Estas mujeres, estos hombres, estos niños no esperaban ese destino. No podían ni siquiera imaginar. Tenían confianza en Francia.

Agradezco la imagen, de junio de 1942, a Wikimedia y a un fotógrafo desconocido.

Ellos creían que el país de la Gran Revolución, la ciudad de la Luz, les servirían de refugio. Ellos amaban la República con una pasión que inspira gratitud. De hecho, es en París en 1791 en la Asamblea Constituyente, que por primera vez en Europa, los judíos se habían convertido en ciudadanos con plenos derechos. Más tarde, otros encontraron en Francia una tierra de acogida, una oportunidad de vida, una promesa de protección.

Esta promesa y la confianza fueron pisoteados hace setenta años.

Quiero recordar las palabras que el gran rabino de Francia Jacob Kaplan escribió al mariscal Pétain en octubre de 1940, acerca de la situación de los judios: "ante las medidas que nos afectan en nuestra dignidad como hombres, expresamos nuestra profunda fe en el espíritu de justicia de la Francia eterna. Sabemos que nuestros lazos con la familia francesa grandes son demasiado fuertes para romperse".

Más allá del tiempo, más allá del luto, mi presencia esta mañana demuestra la voluntad de Francia de velar por la memoria de su caída y honrar a los muertos insepultos, esos seres cuya única tumba es nuestra memoria.

La República exige que los nombres de las víctimas no sean olvidados.

Se lo quedamos debiendo a los mártires judíos del Vélodrome d'Hiverla, durante setenta años.

La verdad es que la policía francesa, sobre la base de las listas que había confeccionado, fue la encargada de detener a los miles de personas inocentes, el 16 de julio 1942. La gendarmería francesa los escoltó hasta los campos de internamiento.

La verdad es que ni un solo soldado alemán, fue movilizado durante toda la operación.

La verdad es que este crimen fue cometido en Francia y por Francia.

El gran mérito del presidente , Jacques Chirac, es haber reconocido esta verdad, el 16 de julio de 1995.

"Francia, dijo, Francia, patria de la Ilustración y de los derechos humanos, tierra de acogida y de asilo, Francia, ese día, realizó algo irreparable."

Pero la verdad es también que el delito del Velódromo de invierno se ha cometido contra Francia, en contra de sus valores, en contra de sus principios, en contra de sus ideales.

El honor fue salvado por los justos, y sobre todo por aquellos que supieron hablar en contra de la barbarie, por los héroes anónimos que, escondió a un vecino u quienes arriesgaron sus vidas para salvar a aquellas personas inocentes. Todos aquellos franceses que contribuyeron a que sobrevivieran tres cuartas partes de los judios de Francia.

El honor de Francia, fue encarnado por el general De Gaulle quien, el 18 de junio de 1940, llamó a continuar la lucha.

El honor de Francia fue defendido por la Resistencia, este ejército de sombras que no se resignó a la vergüenza y la derrota.

Francia estaba representada en el campo de batalla, por nuestra bandera y por los soldados de la Francia Libre.

Francia también fue servida por las instituciones judías, como el trabajo de Save the Children, que organizó el rescate clandestino de más de 5.000 niños y huérfanos y que dió la bienvenida a la liberación.

La verdad no se divide. Se reúne. Con esto en mente que este día de conmemoración fue establecida por Francois Mitterrand. Durante el gobierno de Lionel Jospin se creó la Fundación para la Memoria del Holocausto. Bajo el mismo gobierno, con Jacques Chirac, la comisión se instaló para compensar a las víctimas de las expropiaciones antisemitas.

Llamo ahora, en la cadena de nuestra historia colectiva, a continuar con esta memoria conjunta de la verdad y de la esperanza.

Muchos de los abusos tienen su origen en la ignorancia. Por eso, no podemos resignarnos a que sólo dos de cada tres jóvenes franceses sepan lo que fue el Vel d'Hiv redada.

La escuela republicana, a la que expreso mi confianza, tiene una misión: educar, educar, enseñar el pasado, la conciencia, la comprensión, en todas sus dimensiones. El Holocausto está en la agenda de la CM2, la primera y tercera.

No debería haber en Francia un colegio, una universidad, una escuela secundaria, donde no se les enseñe. No debería haber una sola institución en que esta historia no se haya comprendido y meditado. No podemos admitir una República memoria perdida.

El reto es luchar sin descanso contra todas las formas de falsificación de la historia. No sólo contra el ultraje de la negación del Holocausto, sino también contra la tentación del relativismo. Compartir la historia del Holocausto, sín que se enseñe su singularidad sería terrible. En este crimen, por su naturaleza, por su dimensión y sus métodos y la precisión aterradora de su aplicación, tocó fondo la historia humana. Esta singularidad debe entonces ser recordada constantemente.

La ignominia fue posible ayer, tenemos que evitar que nunca pueda repetirse mañana.

El Holocausto no surgió de la nada. Ciertamente, se llevó a cabo por la nueva alianza entre la terrible obstinación del delirio racista y la racionalidad del rendimiento industrial. Pero también fue posible gracias a siglos de ceguera, de estupidez, de mentira y de odio. Fue precedida por numerosas señales de advertencia, que lamentablemente, no alertaron la conciencia.

Nuestra vigilancia no debe ser comprometida. Ningún país, ninguna sociedad, ninguna persona es inmune contra el mal. No olvidemos la sentencia de Primo Levi sobre sus perseguidores: "no eran monstruos, tenían una cara". Permanezcamos en estado de alerta para detectar si el retorno de la monstruosidad, incluso con su aire más inocuos.

Sé de los temores expresados ​​por algunos de ustedes. Quiero responder.

Consciente de esta historia, la República combatirá, con gran determinación, todos los actos antisemitas. Si no apagamos el antisemitismo, si lo ocultamos, ya lo estamos aceptando.

La seguridad de los judios en Francia es la seguridad de todos los franceses, y está garantizada en todas las circunstancias y en todos los lugares.

Hace cuatro meses, en Toulouse, murieron niños por la misma razón que en el Vel d'Hiv: porque eran judios.

El antisemitismo no es una opinión, es una humillación. Debemos hacerle frente. El antisemitismo debe ser nombrado y reconocido por lo que es. Dondequiera que se extienda, tiene que ser desenmascarado y castigado.

Todas las ideologías de exclusión, todas las formas de intolerancia, todo fanatismo, la xenofobia de todo, tratando de desarrollar la lógica del odio, la República va a encontrar su camino.

Cada sábado por la mañana, en todas las sinagogas francesad, se escucha la oración de los judios de Francia, que aman y quieren servir: "Qué Francia pueda vivir feliz y próspera. Que sea fuerte y grande por la unión y la concordia. Que goce de una paz duradera y conserve su nobleza de espíritu entre las naciones".

Incansablemente, tenemos que enseñar la verdad histórica y hacer que se respeten escrupulosamente los valores de la República, recordar constantemente la exigencia de la tolerancia religiosa, en el marco de nuestras leyes seculares, nunca ceder en los principios de libertad y de la dignidad, siempre con la promesa de promover la igualdad y la emancipación.

Al pensar en la vida que no pudo ser, en estos niños que no tuvieron futuro, en estos destinos que se cortaron antes de tiempo hace que nos exijamos más a nosotros mismos. Esto significa negar la indiferencia, el descuido, la complacencia, y saber que juntos nos hacemos más fuertes.



1 comentario:

kop_op dijo...

Marta, de esta tragedia me enteré recién hace algo más de un año, cuando leí la novela de Tatiana De Rosnay "Su nombre era Sara(h)". Me lo prestó una turista holandesa mientras fue a recorrer la Argentina. Lo había leído en el avión, prácticamente de un tirón. Yo también lo habría hecho si no lo hubiera abierto a las 10 de la noche. Le pongo un 10 por el estilo y otro 10 por el suspenso creado.
Con esta rápida recomendación me despido...

Federico