martes, septiembre 25, 2007

Turquía: los desafíos de la hora actual


Del excelente blog de Hugo Perini (Hugo Perini Arte y Política y antes Hugo Perini), me permito, con su autorización, copiar un artículo en que él nos cuenta sus impresiones después de un viaje por Turquía.

Sólo me resta agrader a Hugo, en nombre de todos los lectores de Planisferio, su gran gentileza.

Luego de un período signado por la incertidumbre política, el parlamento turco ha elegido como nuevo presidente al anterior ministro de Relaciones Exteriores del gabinete del primer ministro Recep Erdogan, Abdullah Gul.

Si bien las funciones ejecutivas del país están a cargo del primer ministro, varios son los desafíos que deberá enfrentar el señor Gul tanto en el frente doméstico como en el externo.

En lo doméstico deberá al mismo tiempo tomar distancia del partido de gobierno y del que formaba parte, para pasar ahora a ser el presidente de todos los turcos, y encarar además la tarea nada menor de convencer al ejército de que su pertenencia a un partido religioso moderado -su propia esposa se viste a la manera tradicional con el cuerpo cubierto- no alterará para nada el carácter laico de la república, uno de los principales legados de Atatürk.

En el frente externo, deberá posicionar a Turquía como un interlocutor privilegiado para tratar los temas relacionados con Irak e Irán, países ambos limítrofes y calientes, y muy especialmente en el segundo, luego de los últimos exhabruptos del señor Sarkozy -quien cada vez más se parece al chico hiperkinético del barrio que pretende entrar a todos lados a los codazos- moderando las posiciones dentro de la Unión Europea en sintonía con su más firme aliado allí, Alemania.

Al mismo tiempo deberá proseguir con el objetivo de incorporar a Turquía a la Unión, objetivo ambicioso pero nada sencillo.

Los antecedentes del señor Gul como canciller turco durante los últimos cinco años permiten suponer que se moverá con comodidad en este área.

Turquía luce optimista, personas que no votaron por el señor Erdogan, me resaltaron su eficiencia y probidad al frente de un gobierno honesto, luego de los escándalos por corrupción que salpicaron a su antecesora.

Desde los billetes de las nuevas liras turcas Mustafá Kemal Atatük nos sonríe....


3 comentarios:

cambiaelmundo dijo...

Difícil lo tiene el señor Gul, si es que de verdad lo pretende: que un partido sea islamista, por muy moderado que se presente, es una dificultad insalbable. Hay que tener en cuenta que en el Islam no existe eso de Dios y del César (como, me temo, tampoco existe para el laicismo); en realidad, sólo en la concepción cristiana de la sociedad puede florecer el dualismo política-religión.

Marta Salazar dijo...

no lo sabemos... muchos -por ej. los EEUU- apuestan a que sí existen...

un profesor alemán que vive en Estambul dice que el AKP es tan musulmán como lo son los partidos demócrata cristianos en Europa...

veremos, habrá que seguir observando.

CLAUDE CONTIN dijo...

Hugo me cae tremendamente bien y todo esto es muy interesante. Recordé este artículo.