martes, septiembre 25, 2007

Última crónica desde Nigeria

Acabo de enterarme y escribo “en caliente”: a las 8:50 de esta mañana, hora local, ha fallecido en Lagos, Nigeria, Jide Martins, nuestro único corresponsal en África.

Ha sido una completa sorpresa. Cierto que había pasado recientemente cinco días en el hospital por culpa de un brote de malaria, y que estaba en su casa reponiéndose de una neumonía; pero estaba siendo bien atendido y los que le acompañaban esperaban que se recuperara pronto y sin novedad.

Jide se llamaba en realidad Jesús Muñoz-Chápuli; pero utilizaba seudónimo para poder escribir con más libertad sus crónicas en medios extranjeros, como la agencia de noticias Aceprensa, la revista mensual Palabra y esta bitácora, pues la violencia política hace aconsejable andarse con tiento en ese país.

Y Jide era sobre todo, además de corresponsal, sacerdote católico, incardinado en la Prelatura del Opus Dei, con más de cuarenta años de infatigable trabajo en Nigeria a sus espaldas. Father James estuvo en Granada, -su ciudad natal, porque su tierra era ya Nigeria-, antes del verano, cuando pude estar con él por última vez –Granada es mi ciudad de acogida-, y doy fe de que no paró quieto ni un momento, siempre buscando recursos y ayudas para su querida patria africana. En un par de semanas contabilicé más de cincuenta gestiones, con personas, instituciones públicas y privadas, empresas..., presentando proyectos, memorias, solicitudes..., hablando, rogando, convenciendo..., y aguantando más de un portazo en las narices. Hoy, precisamente, ha llegado la noticia de que una entidad financiera ha decidido aportar una cantidad sustanciosa de euros para un centro de capacitación de jóvenes en una zona de nueva desecación cerca de Lagos, como antes otras, movidas por la infatigable actividad de Jide, han contribuido a levantar diversos proyectos, como el de un pequeño hospital-dispensario en Enugu.

Los que le conocimos y quisimos procuramos esos días de junio pasado hacerle descansar, reponer su desvencijado ropero, alimentarlo –estaba en los huesos- y revisarlo bien por dentro; creíamos haberlo devuelto a Nigeria como nuevo; pero Dios sabe más: aunque nos duela su repentina muerte, aunque ahora nos falte su incansable trabajo a favor de ese inmenso y poblado país, la verdad es que había merecido de sobra un descanso de verdad, como sólo Él puede dar.

Requiescat in pace

9 comentarios:

Marta Salazar dijo...

no sé qué decir, no sabía que era sacerdote, no sabíamos nada de él (entendible, por lo que nos has explicado),

salvo que sus artículos han sido un lujo para Planisferio: fundados, objetivos, inteligentes, entregaban una información que en Europa no tenemos de Nigeria...

África es demasiado importante para no saber nada de ella.

Sin duda, será un gran vacío para Planisferio... Lo encomendamos.

Gracias Alberto, muchas gracias en nombre de todos quienes escribimos en Planisferio y de los lectores. Gracias por habernos traído a Jide Martins a Planisferio y por darnos, tan delicadamente esta tristísima noticia...

Eugenio dijo...

Que noticia tan sorpresiva. Que tristeza no poder leer más sus excelentes artículos aunque seguramente él está bien.
Aunque sólo lo conocí a través de sus escritos lo recordaré con cariño.

M@k, el Buscaimposibles dijo...

Lo mismo yo. Qué pena no saber más de Nigeria por su pluma, ni haberlo conocido. Descanse en paz.

OMARUIZ dijo...

LAMENTABLE LA PERDIDA DE Jide Martins. EL PLANISFERIO ES UNA FAMILIA MULTICULTURAL, DONDE SE TIENE LA TOTAL LIBERTAD DE EXPRESION, QUIZAS PODRIAMOS MEJORAR EL ACERCAMIENTO ENTRE NUESTROS REDACTORES, AUNQUE ESTEMOS SEPARADOS POR LA DISTANCIA.

OMARUIZ dijo...

QUE DESCANZE EN PAZ.

Marta Salazar dijo...

Omar tiene razón, pero la verdad es que, pienso que, al menos entre quienes escribimos con regularidad (uy, hace tiempo que no escribo, lo siento) nos conocemos visitando nuestros respectivos blogs.

Claro que no puede reemplazar el conocerse personalmente, pero... la distancia (física) es muy grande.

Pienso que el mejor homenaje que le podemos hacer a Jide es seguir escribiendo en este blog realmente pluticultural y donde se respeta 100% la libertad de expresión! lo que no es fácil encontrar en el mundo, al menos no me queda esa impresión al leer los informes de Reporteros sin fronteras y al saber lo que pasa, por ej., en Birma.

O lamentablemente, en muchos países africanos... precisamente africanos...

Un abrazo muy fuerte a todos...

cambiaelmundo dijo...

Debo pedir disculpas por haber colado a Jide tan discretamente; por justificarme, intenté ponérselo fácil para que me dijera que sí; por otro lado, como dice Marta, nuestros respectivos blogs nos dan bastante a conocer, pero Jide no tenía blog; por último, se nos conoce por lo que escribimos (¿verdad M@k?).
Me he propuesto encontrar otro corresponsal en África: a ver.

Narcís de Girona dijo...

Conoci a Don Jesus en el año 1966/67 en Pamplona.Con el recuerdo una pequeña excursion desde el refugio de Belabarce a Isaba en el dia del Pilar del año1966. Habiamos quedado aislados por la nieve y el y yo fuimos a buscar pan para los compañeros.
Hacia años que buscaba saber de el .Hoy reintentandolo de nuevo he leido la triste noticia de su fallecimiento en Nigeria . Me ha producido un sentimiento contradictori una gran tristeza y una satisfacción , de poder ver sus videos y su fotografias y reconocer su figura.Seguro que esta en el cielo.Era una persona entrañable y con un sentido del deber ,la amistad y la religiosidad único.Fué para mi un sacerdote ejemplar.Recuerdo con cariño sus charlas en Pamplona.Su recuerdo me acompañará mientras viva.Descanse en paz.

Marta Salazar dijo...

Gracias Narcis... muy emotivo tu comentario... Un abrazo muy fuerte