domingo, septiembre 23, 2007

Camino de las elecciones


En España los periodos preelectorales cada vez duran más; llevamos ya un montón de tiempo de precampaña, y lo que nos espera, porque parece que las elecciones van a ser en febrero 2008.


De momento, las encuestas siguen sonriendo al gobierno, que además cuenta con el apoyo de la mayoría -si no todos- de los partidos nacionalistas (que reivindican más o menos descaradamente la independencia de sus respectivas regiones) y de los ex-comunistas, dada la facilidad con que los socialistas gobernantes les consienten todas sus exigencias.

El gobierno (socialistas -PSOE- y aliados) sólo tiene dos preocupaciones reales, hacer olvidar su fracasado intento de diálogo con los terroristas de ETA y que la economía siga boyante, para lo que se ha lanzado a una batería de promesas (dinero para pisos, dinero para hijos, subida de pensiones, etc.) que los que saben de la cosa no aciertan a adivinar de dónde saldrán los recursos. Pero no hay que preocuparse demasiado, porque muchas de estas promesas quedan en agua de borrajas; si no, mírese en qué han quedado dos leyes famosísimas de máximo impacto mediático, la Ley de Dependencia (asistencia a mayores, discapacitados, etc.) y la Ley de Violencia de Género (protección ante el maltrato, especialmente hacia las mujeres), ineficaces en gran medida por falta de recursos.


Otras leyes polémicas, como la de Enseñanza (con su asignatura de Educación para la Ciudadanía), la del llamado matrimonio homosexual o la reforma del estatuto de autonomía de Cataluña (las dos últimas recurridas ante el Tribunal Constitucional), no parece que vayan a hacerles mella.

Por su parte, la oposición del Partido Popular lo tiene difícil, con un líder con poco tirón y contestado en su propio partido, un equipo muy ligado al desprestigiado equipo de la última etapa del presidente Aznar y una ausencia de propuestas verdaderamente atractivas bastante notable; además del agravante de que para ganar tiene que hacerlo por goleada, ya que es muy poco probable que consiga alianzas.

De forma que, salvo que suceda algo gordo e imprevisto, vamos a seguir otros cuatro años con la política delicuescente del que José Antonio Zarzalejos, director del diario ABC, llama hoy El mercader de la Moncloa.

Seguiré informando.

3 comentarios:

M@k, el Buscaimposibles dijo...

Aunque seguramente yo hubiese utilizado otra dialéctica distinta, estoy básicamente de acuerdo. Sólo disiento en lo de los fondos para las nuevas medidas (electoralistas, sí, pero que al bolsillo del español medio le van a venir bastante bien), y es que llevamos ya muchos años ahorrando y es hora de invertir lo ahorrado, y en lo de la ley de dependencia: hay que tener en cuenta la complejidad -excesiva, pero es lo que tenemos- de nuestro sistema autonómico y provincial, pero por poner un ejemplo, en Guipúzcoa empezarán a darse las ayudas correspondientes en noviembre.

cambiaelmundo dijo...

Me alegro por Guipúzcoa, si es que de verdad empiezan en noviembre; pero te puedo asegurar que en Andalucía ni responden a las solicitudes de los atribulados parientes... Eso sí, venga a dedicar dinero a reformar estatutos, organizar consultas populares, acallar amenazas soberanistas, etcétera.

hugo dijo...

el comentario en buenos aires es que el señor de rato dejaría el fmi para disputarle el liderazgo del partido popular a mariano rajoy, ¿que hay de cierto?