lunes, octubre 04, 2010

A 20 años de la Unidad alemana - el discurso de Christian Wulff en Bremen



La imagen es de Google. de, del día de ayer.

Queridos amigos, le pedí a Google que tradujera el discurso de ayer, aceptó, porlo que mucho le agradezco y lo copio a continuación. El original está aquí:
Rede von Bundespräsident Christian Wulff zum 20. Jahrestag der Deutschen Einheit in Bremen

Hoy celebramos lo que hemos logrado hace 20 años: Unidad y justicia y libertad para nuestra patria alemana. Recordamos a quienes día trascendental, como la gente lo ve sólo en raras ocasiones. Pienso en las fotos de Berlín, en la noche del 2 de el 3 de De octubre. Para la gente que estaba en frente del edificio del Reichstag. La anticipación en los momentos antes de la medianoche. En el sonido de la Campana de la Libertad. Para el izado de la bandera de la unidad. Para el himno nacional. Para el sentimiento de felicidad. Las lágrimas. La cohesión de este momento histórico en nuestra historia. Incluso 20 años después me encontré con esto con mucha gratitud.

Durante 20 años hemos sido "Alemania, patria unida". Pero ¿qué significa "patria unida"? Lo que nos mantiene unidos? Si hemos crecido juntos, a pesar de todas las diferencias?

Una primera respuesta es obvia: es la memoria de nuestra historia compartida.

Por su parte, que recordemos todos los que hicieron posible esta unidad. Para los activistas y las activistas de los derechos civiles y su persistente resistencia contra la dictadura. La fallecida Bärbel Bohley era una de ellos. Ella ha demostrado qué con valor se puede mover y dar valor a tanta gente. "Nada era demasiado grande para nosotros, nada era demasiado pequeño para que nos hayamos ocupado de ello." Ese fue un registro de ello. Él me ha tocado hoy. Me inclino ante Bärbel Bohley. Saludo a todos los que han luchado por la libertad.

Las iglesias dieron un techo, un refugio a la ruptura a favor de la libertad. Mucha gente sentía que tenía que cambiar algo. Pero esto sólo no cambia nada. Tengo que cambiar algo. Y comenzó con las oraciones del lunes y las manifestaciones del lunes. Sólo unos pocos, luego más y más atrevidos en las calles, a través de Alemania Oriental. Se convirtió en el "milagro de Leipzig". Con su poder y su desarrollo pacífico, fue realmente un milagro, un punto de inflexión. Llevado a cabo por la misma gente. Ellos se han liberado de la dictadura - sin derramamiento de sangre. La libertad de la voluntad del pueblo siempre estuvo allí. Pero ahora había llegado el momento. Lo que fue aplastado por los tanques en 1953, en 1989 ya no se detuvo. Este es el logro histórico del pueblo. Su valentía ha impresionado al mundo.

Sin la libertad de circulación en Europa, la unificación alemana es impensable. No sin los trabajadores polacos con el Papa polaco detrás de ellos, Juan Pablo II, que predicó en el acto "no tengas miedo." La "Solidaridad" se ha logrado poco a poco su libertad y en última instancia nuestra. Lo digo muy feliz aquí en Bremen, la ciudad gemela de Gdansk. No sin Mijail Gorbachov, se pronuncie en la estela de la glasnost y la perestroika renunció a la afirmación del poder de la Unión Soviética, sobre otros países, permitiendo así la libre determinación. Sin que el gobierno húngaro, que había abierto la primera frontera. Rusos, polacos, húngaros - esta fue realmente una gran ayuda de sus amigos, de quien no podiamos esperarlo.

Recordamos los meses en que la gente luchaba en la Volkskammer (de la DDR, nota del blog) y en el Bundestag, dando los muchos pasos pequeños hacia la unificación de Alemania. Este fue un poder sin precedentes de la política y la administración de las dos partes de Alemania.

Había miedo y resistencia. Especialmente en el extranjero, muchos se preguntaban si eso todo iría bien si a todo Alemania le va bien. ¿Quién se los podía prohibir, después de los horrores y las catástrofes de la primera mitad del siglo 20.

Estadistas con visión de futuro ayudaron a superar el miedo y la resistencia: Helmut Kohl y Hans-Dietrich Genscher, junto con Lothar de Maizière. Fueron los pioneros de Konrad Adenauer, Willy Brandt y Helmut Schmidt. Todos ellos han creado la confianza. Sin esa confianza, no habrá reunificación dom. Y no sin nuestros amigos de la alianza transatlántica, que había garantizado más de 40 años, la libertad de la República Federal y Berlín Occidental. El apoyo del acuerdo por George Bush sen. es algo que nunca podremos olvidar. Por todo esto estamos eternamente agradecidos.

Alemania podía volver a convertirse en miembro de pleno derecho de la comunidad internacional en su conjunto. Estamos rodeados de amigos. ¡Qué gran fortuna - para nuestro país y para el pueblo!

De dos estados se hizo uno. Esto no se efectuó sin problemas. Pero hubo mucha solidaridad. Alemania Occidental hizo en el Oriente y el Este en gran medida, con su conocimientos, su espíritu emprendedor y su experiencia política. Pero los alemanes del Este fueron los que la gran mayoría de los cambios han asumido de manera que nuestro país se encuentran junto de nuevo. Tenían que volver a empezar, volver a organizar su vida diaria, aprovechar las oportunidades. Y lo han hecho. Con una increíble voluntad de cambiar. Esto no ha sido apreciado suficientemente.

Muchos fueron capaces de realizar sus esperanzas: estudiar donde quería estudiar y leer lo que quería, discutir lo que quisiera y con quién desea. Decidir libremente sobre un empleo o trabajar por cuenta propia con sus ideas. Otros han luchado durante años para empezar de nuevo. Algunos luchan hasta nuestros días.

Ciertamente, algunas cosas valiosas se han perdido. Sin embargo, algo infinitamente valioso fue ganado: la experiencia de la gente que tuvo valor para cambiar su vida en libertad. Así que se ha añadido un capítulo importante de la historia alemana. Por lo que han hecho de toda Alemania, una Alemania diferente. Así que han sido el ejemplo cómo se puede superar las rupturas, para la felicidad personal y para nuestra cohesión.

Esto nos lleva a la segunda respuesta a nuestra pregunta: "Alemania, patria unida"? ¿Qué significa hoy? 20 años después de la Unidad, nos enfrentamos a una tarea importante para encontrar el valor para cambiar la nueva cohesión en Alemania, en un mundo que cambia rápidamente. Porque en este mundo la promesa de las viejas certezas es engañosa.

Nuestro país se ha vuelto más abierto al mundo. Diverso y diferente. La vida cotidiana y los patrones de vida han cambiado. Por las razones que conocemos: la competencia global, las rutas del comercio mundial, las nuevas tecnologías, la comunicación sin fronteras, la afluencia de inmigrantes, el cambio demográfico y sí, incluso las nuevas amenazas externas. Los mundos se alejan: el de los viejos y e de los jóvenes, el de los que ganan más y el de los que subsisten, el de las personas qe tienen un trabajo y aquellas sin un empleo seguro, de los electores y el de los representantes electos, de personas de diferentes culturas y credos.

Algunas diferencias causan temor, lo que no podemos de negar. Pero aún no se puede decir con bastante frecuencia: un país liberal como el nuestro, que se nutre de la diversidad, donde se vive en diferentes conceptos de la vida, tiene que estar abierto a nuevas ideas. De lo contrario, no puede sostenerse. Demasiado igualdad sofoca el propio esfuerzo y sólo está disponible al precio de la libertad. El país necesita mantener la diversidad. Tiene que hacerlo. Pero: demasiadas diferencias ponen en peligro la cohesión. De ello se desprende para mí: hay que defender la diversidad; pero cerrar las grietas, lejos de ilusiones, esto crea una verdadera cohesión. Y es el objeto de la "Unidad Alemana" - ¡hoy!

En 1989, los alemanes del Este exclamaron: "Nosotros somos el pueblo somos un solo pueblo!" El sentimiento nacional despertó, había estado enterrado por largo tiempo, por obvias razones históricas. Mientras tanto, en Alemania creció una nueva confianza en sí mismos, un patriotismo más relajado, un compromiso abierto con nuestro país que es consciente de la gran responsabilidad durante los últimos diseños para el futuro. Esto - en el sentido de la palabra - la auto-conciencia nos hace bien. También hace bien para nuestra relación con otros: después de todo, quién quiere y respeta su país, mejor puede llegar a los demás.

"¡Somos un solo pueblo!" Esta reputación de la unidad ahora debe ser una invitación a todos los que viven aquí. Una invitación que no se basa en la arbitrariedad, sino en valores que han hecho fuerte a nuestro país. Con este entendimiento de "nosotros" vaya a tener la cohesión - entre los que viven aquí hace poco, y los que han estado aquí tanto tiempo, tanto que algunos han olvidado que sus antepasados vinieron desde lejos.

Si alemanes y alemanas musulmanes me escriben: "Usted es nuestro presidente", contesto con todo mi corazón: Sí, por supuesto, yo soy tu presidente! Y con la pasión y la convicción con la que yo soy el presidente de todas las personas que viven aquí en Alemania.

Me alegré mucho con la carta abierta de un grupo de estudiantes con raíces familiares en 70 países diferentes. Todos ellos becarios de una fundación que apoya a los jóvenes comprometidos. Ellos escriben: "Para nosotros, no importa donde uno viene, sino hacia donde se dirige. Creemos que juntos vamos a encontrar nuestro camino, que queremos vivir aquí porque estamos en Alemania ..."

Por supuesto que importa donde uno viene. Sería lamentable si esto no fuera así. Pero es el mensaje fundamental de este recurso es que ¡Somos Alemania!

Estamos Alemania. Sí: Somos un solo pueblo. Y debido a que estas personas con raíces extranjeras son importantes para mí, no quiero que se los hiera en el necesario debate. puede crear mitos, perpetuación de los prejuicios y la exclusión, no nos lo permiten. Es en nuestro mejor interés nacional.

El futuro pertenece a las naciones que están abiertas a la diversidad cultural, las nuevas ideas y para tratar con los extranjeros. Alemania, con sus conexiones, está abierta a los que vienen hacia nosotros de todas partes del mundo. ¡Alemania los necesita! En la competencia por las cabezas más inteligentes, hay que atraer a los mejores y ser atractivo para evitar su pérdida. Mi solicitud es urgente: No caigamos en una confrontación falsa. Johannes Rau ya hace diez años, hizo un llamamiento sabio y reflexivo para nosotros "sin miedo y sin ilusiones", viviremos juntos en Alemania.

Tenemos que distanciarnos de tres mentiras. Hemos detectado que los trabajadores invitados no eran sólo temporales, sino que se quedaron para siempre. Reconocemos que la inmigración ha tenido lugar, aunque no se define desde hace mucho, a Aleania como un país de inmigración, ni hemos controlado la inmigración de acuerdo a nuestros intereses. Y tenemos que reconocer que las ilusiones multiculturales han subestimado normalmente los desafíos y los problemas. Quedarse sólo en el tema de las ayudas estatales, los índices de criminalidad, la postura machista, la educación y la denegación del trabajo. He leído cientos de cartas y mails que me han llegado sobre el tema. Con las preocupaciones y los temores de muchos ciudadanos.

Y, sin embargo, estamos más allá de lo que sugiere el debate actual: Hay consenso en que uno tiene que aprender alemán, si usted vive aquí. Hay consenso en que el derecho alemán y la legislación alemana deben regir. Para todos, somos un solo pueblo.

Hay cientos de miles, que trabajan cada día para una mejor integración. Muchos - como "pilotos de integración", en forma desinteresada, muchas voluntarias y voluntarios. Nuestras comunidades pueden dar mucho si la política y los ciudadanos se unen. Todos tienen que tejer una red que tiene nuestra sociedad en toda su diversidad, a pesar de todas las tensiones.

A pesar de que hemos ya avanzado más allá de lo que sugiere el actual debate, es obvio que no es suficiente. Sí, tenemos mucho que hacer, sólo tengo que mencionar como ejemplos: los cursos de integración y el idioma para toda la familia, más cursos en la lengua nativa, la instrucción religiosa en el Islam por profesores que estudiaron aquí. Y sí, necesitamos mucha mayor coherencia en la aplicación de las normas y obligaciones, como en el caso de los alumnos que no asisten a clases en el colegio. Esto rige para todos los que viven en nuestro país.

Primero necesitamos una posición clara: La comprensión de que la pertenencia a Alemania no se reduce a tener un pasaporte, antecedentes familiares o una fe. El cristianismo pertenece sin duda a Alemania. El judaísmo pertenece sin duda a Alemania. Esta es nuestra historia cristiana-judía. Pero el Islam ahora también pertenece a Alemania. Cerca de 200 años ha Johann Wolfgang von Goethe en su "West-östlichen Divan", expresó:

"Cualquiera que se conozca a sí mismo ya los demás, también verá: Oriente y Occidente ya no puede ser separado."

¿Cómo dicen los estudiantes? Es importante saber hacia donde vamos. Ellos creen que podemos encontrar un terreno común. El proceso de colaboración exige un acuerdo en el objetivo común.

Ahora, la tercera respuesta a nuestra pregunta original. "Alemania, patria unida" - para estar en casa en este país, es decir, a respetar nuestra Constitución y los valores consagrados en ella: en primer lugar, la dignidad de todo ser humano, la libertad de expresión, de religión y la libertad de conciencia, la igualdad entre hombres y mujeres. Hay que aceptarlos para cumplir con nuestras reglas comunes y nuestra forma de vida. Quién no lo hace, desprecia a nuestro país y sus valores y debe contar con la decidida oposición - esto rige tanto para fundamentalistas, como para la extrema derecha o izquierda.

Tenemos derecho a esperar que todo el mundo aporte, de acuerdo a sus habilidades, a nuestra comunidad. No cerramos los ojos a los que abusan de nuestro sentido de comunidad. "Nuestro estado de bienestar no es un de almacén de auto-servicio en que no se pida nada a cambio". En forma tan simple y tan correcta lo expresó la jueza de de Berlín Kirsten Heisig. Y continúa: "Si el estado alimenta a la gente, la comunidad puede al menos esperar, que sus niños sean por lo menos enviados a la escuela para tomar un camino diferente y que, más adelante estén parados con ss propios pies."

Respetamos cualquier persona que aporta algo a nuestro país y a su cultura. Hay médicos, profesores de alemán, taxistas, locutores de televisión, verduleros, los jugadores de fútbol, los cineastas, la ministra y muchos otros ejemplos de éxito de la integración.

Podemos estar orgullosos de nuestros beneficios culturales, científicos y económicos. Sobre todo el clima social en nuestro país, en la tolerancia, el compromiso y la solidaridad. Esto nos ha ayudado en la crisis económica. Los sindicatos, los empleadores, los empleados - todos han puesto de manifiesto la potencia para compensar, negociar, de soluciones imaginativas, la fuerza de cohesión, la fuerza del consenso - eso es Alemania.

Una nueva cohesión en la sociedad sólo es posible cuando el más fuerte no se retira, ni se margina al más débil. Cuando todo el mundo toma responsabilidad y todo el mundo puede ser responsable.

Quien anhela un trabajo y lo busca durante largo tiempo, sin éxito incierto, cambiándose de un job incierto a otro, tiene la sensación de que está demás, sin perspectiva, se apartará decepcionado de la sociedad.

¿Quiénes pertenecen a la élite, tienen responsabilidad y pueden tomar decisiones, pero se refugian en un mundo paralelo, también se apartan de la sociedad. Lamentablemente esto también lo vemos. Nadie debe olvidar lo que tiene que agradecer por la oportunidad de su nacimiento y de nuestro país - y él debe entender que su deber de devolver algo a nuestra comunidad.

El creciente número de personas mayores nos trae mucho bien. Muchos quieren, más allá de los límites de edad, seguir trabajando en sus ocupaciones, tal vez con menos horas. Tenemos que hacerlo posible. Otros trabajan como voluntarios para llevar sus conocimientos y su experiencia - ¿por qué no en un año de servicio voluntario para las personas mayores?

¿Cómo funciona una sociedad en la que nadie se siente innecesario y superfluo y que no haga innecesario y superfluo a nadie? ¿Cómo puede ser integrado, quien durante muchos años ha estado sin trabajo? ¿Cómo pueden participar quienes debido a una discapacidad no tienen las mismas posibilidades que los demás?

La manera más exitosa para incrementar la cohesión, es confiar en los demás y que se puede confiar. La gente puede lograr mucho, si alguien cree en ellos y los apoya. Lo he visto una y otra vez. En la guardería de mi hijo, en los que los niños discapacitados y no discapacitados son atendidos en conjunto, hay un niño pequeño. A sus padres les dijeron que, debido a su discapacidad, sólo será capaz de gatear. Ahora puede caminar. Con la nueva educación temprana y especial, y porque los padres y maestros le apoyaron, y él pudo aprender de otros niños.

Tenemos que empezar con los niños. Tal como muchos de los que se creían en la unidad, a pesar de que estaba muy lejos, tenemos que poner metas que parecen muy lejos, pero alcanzables: Ningún niño debe venir sin un buen conocimiento de alemán a la escuela. Ningún niño debe abandonar la escuela sin calificaciones. Ningún niño debe estar sin oportunidad profesional. Ellos son nuestros niños y jóvenes. Ellos son lo más valioso que tenemos.

Algunas cosas no cuestan ni un centavo, sólo tiempo y atención: con un niño -y no sólo con los suyos propios- leerles algo, escucharlos. Necesitamos padres que digen a sus hijos: ¡un poco de esfuerzo! Necesitamos más elogios y apoyo a los profesores, que dicen: fomentamos en nuestros esfuerzos para cada niño en particular y para el acompañarlo en su camino. Necesitamos más empresas que digan: le damos a las muchas personas que merecen una oportunidad, sin importar si él o ella se llama Schulze o Yilmaz, tiene hijos o no, considerado demasiado joven o demasiado viejo.

Muchos de los que pudieron salir adelante a pesar de la adversidad en un buen futuro, se lo deben a personas que los ayudaron a avanzar en momentos decisivos. Yo mismo tuve profesores y vecinos que me ayudaron cuando mi madre se enfermó. Del padre de las Aldeas Infantiles SOS, Hermann Gmeiner, proviene la siguiente frase: "Todo lo grande en el mundo ha surgido, sólo porque alguien hizo más de lo que debería".

"Nosotros somos el pueblo": con estas cuatro palabras, personas que permanecieron unidas, barrieron todo un régimen. Cada persona que ha pronunciado estas palabras, ha superado la sensación de impotencia, se ha comprometido a tomar la responsabilidad. Nuestros hijos deben comprender la historia de nuestro país y el valor inestimable de la libertad, la responsabilidad, la justicia.

Ellos saben lo importante que es, superar juntos las tareas del futuro. Miedo a los extranjeros, a los nuevos competidores laborales. Hay que afrontar con valentía el futuro. El miedo es mal consejero.

Con la Unión Europea, hemos creado un maravilloso modelo de cómo la cooperación puede tener éxito. "Unidos en la diversidad" es justamente el lema Europea por el cual hemos creado una integración sin precedentes de los estados-nación. Se muestra en todo el mundo, los europeos hemos aprendido de la historia. Los problemas mundiales más apremiantes como el cambio climático en el futuro, la reducción de la pobreza, la lucha contra el terrorismo y la reforma de los mercados financieros, debemos abordarlos juntos como europeos. El mundo está cambiando. Los países emergentes ocupan el lugar que les es debido. Los europeos tienen que trabajar hacia un orden mundial donde nos sentimos cómodos, incluso si nuestro peso relativo disminuye. Hay muchas críticas de Europa. No voy a dejar de jugarme por Europa.

Para nuestro país, el 3 de octubre de 1990 es una esperanza cumplida.

Al mismo tiempo que tenemos en este 3 de octubre, una oportunidad única para empezar de nuevo. Hemos aprovechado esta oportunidad. Vamos todos juntos para estar orgullosos de este logro. Pero no hemos terminado. Se trata de preservar la libertad de buscar la unidad y crear una y otra vez. La idea es hacer de este país una casa, una casa para todos, hay que jugarse por crear una situación más justa. Esta tierra es nuestra patria común, ya sea de Oriente u Occidente, Norte o Sur, y sin importar su origen. Aquí vivimos como vivimos aquí, aquí, vivimos juntos y en paz - estamos a favor de la unidad, la justicia y la libertad.

Vamos hacia adelante con valentía y confianza. En los últimos 20 años han demostrado lo que podemos hacer juntos.

Somos - en ambos sentidos de la palabra - han crecido juntos y juntos nos hemos hecho grandes.

Dios proteja a Alemania.


2 comentarios:

cambiaelmundo dijo...

Un bello discurso; aunque luego vengan los problemas para hacer todo esto realidad, me parece un planteamiento muy positivo: reconocer, agradecer, celebrar, abrir las puertas y proponer un futuro es un excelente punto de partida.
Gracias, Marta.

Marta Salazar dijo...

gracias Alberto, al escucharlo, tuve el mismo sentimiento que expresas tú: muy bonito, pero hay muchas cosas que aún no son realidad... pienso que es un "discurso programático"; pero... estamos en eso ;)

muchos saludos!