viernes, junio 15, 2007

La independencia del Kosovo

En esta página suiza, pueden ver los mapas del desmembramiento de la ex-Yugoslavia

Sí, el Kosovo es una provincia serbia; fue parte de la llamada Yugoslavia

Actualmente, el Kosovo es un territorio autónomo, administrado por las Naciones Unidas. Con 17 mil soldados de la OTAN estacionados, ver mapas en el primer link de este artículo.

En el último tiempo, esta -formalmente al menos- provincia serbia, ha vuelto al primer plano de la preocupación internacional, debido a que el mediador de las Naciones Unidas en el conflicto del Kosovo, el político socialdemócrata y ex-Presidente de su país, Martti Ahtisaari propuso (el 2 de febrero pasado) su independencia.

Sí, Ahtisaari dice que, después de lo ocurrido entre 1989 y 1999, no cabe otra solución que la independencia del Kosovo.

Con garantías, eso sí, para el aprox. 7% de población serbia que vive en el Kosovo. Cerca del 88% es albano. Por eso, no les llamamos albanos (de Albania), sino kosovo-albanos.




Los serbios no quieren saber nada de la independencia del Kosovo, como era de temerse. Y están seguros de que cuentan con el apoyo de Rusia, miembro permanente del Consejo de Seguridad y de China.

Las razones de Rusia son claras (o no tanto, son más bien atávicas): Rusia siempre ha apoyado a sus hermanos serbios (ambos pueblos eslavos y ortodoxos) y pretende continuar haciéndolo.

Tanto británicos, como norteamericanos -ambos miembros permanentes del Consejo de Seguridad- son, gracias a Dios, partidarios de la independencia.

No sé si se dieron cuenta que el Pdte. Bush en su viaje por Europa, concretamente al visitar Serbia, les ofreció nada menos que el ingreso a la OTAN a cambio de aceptar la independencia del Kosovo.

Por otra parte, está la doctrina de la integridad territorial, muy popular en el derecho internacional de los países del socialismo real y que, de alguna manera, parece que continúa en la mente de muchos, en estas regiones.

La posición europea no es clara. Para empezar, le $aldría ba$tante caro a los europeo$ asumir labores de policía en el Kosovo. (Perdonen, pero no todo lo pueden hacer los norteamericanos): 1,3 a 1,5 mil millones de euros los tres primeros años.

Algunos países (España, Grecia y Rumania) posiblemente se opongan a la independencia por no sentar un precedente en derecho internacional que pueda servir de argumento para exigir la independencia por parte de minorías dentro de su propio territorio.

Veremos qué pasa en el futuro, mi opinión personal es que el Kosovo merece la independencia y que sin ella, nunca se desarrollará y su población no saldrá de la pobreza.

Todos estos conflictos que vivimos hoy en esta región, se arrastran desde que los vencedores de la I Gurra Mundial, con buena voluntad, pero con una crasa ignorancia de su composición étnica, trazaron las nuevas fronteras nacionales, después del fin del Imperio pluriétnico y pluricultural de Austria-Hungría.

9 comentarios:

cambiaelmundo dijo...

Por una vez no estoy muy de acuerdo con Marta; pienso que la independencia de Kosovo no es buena; aunque reconozco que desconozco su historia -me han recomendado un libro de Kadaré que quizá me lleve a las montañas en julio-. Entre otras razones y resumiendo mucho:
1. Los países pequeños no sirven de mucho y suelen ser una carga para los demás, porque son incapaces para muchas cosas. Entendería mejor que se uniera a Albania, por ejemplo.
2. No me gusta la solución de separar; prefiero la de reconciliar y lograr que vivan en paz y concordia pesonas capaces de superar la herencia histórica que les enfrenta. Independizar suena a solución fácil, mutatis mutandis como el divorcio: al primer problema, ruptura, huir del esfuerzo que supone recomponer las cosas.

Carlos G. dijo...

En primer lugar he de reconocer que no tengo clara mi postura en la cuestión de Kósovo; y, por tanto, tampoco sabría decir cuál es la mejor solución. Sin embargo, el proyecto de independencia me da miedo por las repercusiones que podría tener:

1. La estabilidad de los Balcanes, que desde 1999 parecía asegurada, puede tambalearse con el simple movimiento de la pieza kosovar. No hablamos ahora de Bosnia o Croacia -temas ya del pasado, gracias a Dios-; se trata de Macedonia y Rumania (además de Serbia, claro).

2. Kósovo es para los serbios mucho más que los otros territorios perdidos por la antigua Yugoslavia. Es la cuna de su nación, y allí viven -cierto que muy pocos- personas de este etnia. A Serbia se le puede ofrecer la entrada en la OTAN, la UE o la mitad de Bulgaria; da igual, por cuestiones de identidad no renunciarán a Kósovo.

3. Hablemos de Rusia. Creo que no es el mejor momento para enemistarse con los rusos. EE.UU. y Europa han tenido a lo largo de los últimos meses numerosos encontronazos con Putin; este podría ser todavía más duro que los anteriores.

4. La independencia crearía peligrosos precedentes. Tal vez el más importante, y menos mencionado, sea el de la República Turca del Norte de Chipre.

Marta Salazar dijo...

... la mitad de Bulgaria... je je mejor que no, ya que no le pertenece a los Estados Unidos, ni a la UE, de manera que mal podrían entregársela.

países pequenos exitosos hay muchos, en Europa sobre todo, Lichtenstein es exitosísimo, al igual que Luxemburgo, también uno de los estados más ricos del mundo;

un poco más grandes pero igualmente de tamano reducido, son Suiza (no puede ser más exitoso) y Austria (cada día mejor).

pienso que el tamano no tiene relación con el éxito (económico y social) de los estados.

De Croacia y Eslovenia, también parte de la ex-Yogoslavia, decían lo mismo -que no se deben separar- en los 90 y son dos estados que se están desarrollando muy bien, si leemos las cifras económicas y sociales.

Lo importante no es el tamano. Lo importante es respetar el derecho a la autodeterminación de los pueblos.

No es una cuestión planteada por los Estados Unidos, los Estados Unidos, al igual que algunos estados europeos, reconocen el derecho a la autodeterminación de los pueblos garantizado por el derecho internacional.

Si una se pone a pensar en todas las cosas que no les gustan a los rusos, podemos cerrar la puerta y ponernos a dormir el sueno de la bella durmiente, je je, por decirlo de alguna manera.

En esta zona, dudo que haya paz sin independencia del Kosovo. Es más, después de la independencia de Croacia y Eslovenia, sí ha habido paz en estas dos regiones. Lo que ha permitido el progreso.

Oye, no sé si se sabe en Espana cuál es la calidad del gobierno y de su ideología en Serbia, y no cambiará...

Lo mismo podemos decir, de Montenegro, otro estado parte de la ex-Yugoslavia.

El caso de Chipre es algo más complicado y distinto. No puede, eso sí, compararse directamente. Pero puede servir, de alguna manera, como precedente. Uno de los errores de la UE fue -a mi modo de ver- haber aceptado el ingreso de Grecia sin haber resuelto su problema por Chipre.

Me parece que la comparación del matrimonio tampoco es válida, porque aquí no hubo matrimonio...

Los dos pueblos son totalmente distintos y pienso que podrían convivir en paz si vivieran separados.

Hay que tener presente el buen ejemplo de la Rep. Checa y de Eslovaquia.

Queridos amigos: les agradezco mucho sus comentarios y observaciones, sigamos pensando en el tema.

Hace años, mi defensa de la independencia de Croacia me sirvió para obtener la amistad de la comunidad croata de mi país y además, una cena en el estadio croata más participación en un congreso croata...

A ver si ahora me invitan al Kosovo!

Carlos G. dijo...

Lo cierto es que toda discusión sobre la antigua Yugoslavia me queda un poco grande. Mis conocimientos son limitados. Sin embargo, como único aporte al debate diría dos cosas.

En primer lugar, estoy totalmente de acuerdo con lo que dice Marta acerca de Grecia; ante de su entrada en la UE tenían que haber resuelto la cuestión chipriota ¿Por qué no se les exigió nada a ellos y si a Turquía o a Serbia?

En segundo lugar manifestar que, sea beneficiosa o no la independencia, Kosovo no es los mismo que Bosnia o Croacia. Estos últimos eran parte de una federación abierta a su disolución, mientras que el primero era una provincia de uno d esos Estados federados. Sea conveniente o no la independencia, hemos de partir de la base de que la problemática no es la misma.

Además, no hemos de engañarnos, una Europa plagada de nacionalismos, localismos e identidades culturales de ámbito provincial puede temblar ante un hecho así. Tal vez esa sea la razón por la que los europeos de a pie, y especialmente los españoles -por problemáticas bien conocidas y mal solucionadas por parte del Estado Español-, nos mostramos contrarios a la independencia de Kososvo.

cambiaelmundo dijo...

¿Con que una cena y un congreso croatas eh? Vaya, Marta, te has delatado, eres una bloguera a sueldo... Es broma.
Ahora en serio, ¿cuántos países forman ahora la UE?, ¿25?, ya es un lío, imagina una UE de 40, 50 países provincianos, todos con sus localismos... Yo me apeo. Si vamos a la unidad europea, no empecemos por hacer añicos el jarrón.
Llamar a Liechestein y Luxemburgo "países" es una exageración, son figuras pintorescas que son ricas gracias a vivir entre países grandes y desarrollados que les toleran sus peculiaridades fiscales (imagínatelos en África), y cuya aportación a la resolución de los problemas del mundo es nula.

Marta Salazar dijo...

"En segundo lugar manifestar que, sea beneficiosa o no la independencia, Kosovo no es los mismo que Bosnia o Croacia. Estos últimos eran parte de una federación abierta a su disolución, mientras que el primero era una provincia de uno d esos Estados federados. Sea conveniente o no la independencia, hemos de partir de la base de que la problemática no es la misma".

Si tienes razón... querido Carlos!

Marta Salazar dijo...

"Vaya, Marta, te has delatado, eres una bloguera a sueldo..."

ja ja, olvidé mencionar los bombones de la Varsovienne (un negocio muy bueno que, pese al nombre polaco, pertenece a una familia croata, fue super insteresante que nos contaran cómo empezaron después de la II Guerra o durante, cuando tuvieron que emigrar)...

Adamás de la amistad con otros croatas, increíble las vidas que han tenido desde que se fueron de Croacia!

Ey Alberto, por favor!

Liechestein y Luxemburgo son estados! miembros de la comunidad mundial de naciones! Y muy importantes!

Luxemburgo es uno de los países (gracias a Dios) más influyentes dentro de la UE.

Lichtenstein tiene, aparte de las instituciones financieras, establecimientos de estudios universitarios muy importantes e influyentes! en todo el mundo! Con profesores internacionales de primera línea!

Sí estuvieran ubicados en África y siguieran las políticas tributarias que tienen en Europa, no me cabe duda que sí tendrían un éxito muy grande!

Un abrazo Alberto!

Marta Salazar dijo...

Pero insisto, queridos amigos, en que, para mí, lo decisivo es el derecho a la autodeterminación de los pueblos, uno de los principios esenciales del derecho internacional.

Piensa Alberto que los kosovares son de una etnia distinta, hablan un idioma diferente que los serbios, tienen otra religión, otra cultura, todo distinto!

Por el contrario, Serbia siempre ha sido un pueblo hegemónico (lo fue especialmente dentro de la Yougoslavia de Tito). Y es muy difícil que respete los derechos de otros pueblos dentro de su territorio.

(A los húngaros dentro de Serbia, tampoco los respetan, por ej.)

Por eso, insito, lo decisivo es el derecho a la autodeterminación de los pueblos!

Welt Vision (world vision) dijo...

Los gringos quieren la independencia de Kosovo para desemembrar totalmente a Serbia y que pase por ahi un Oleoducto, me parece muy bien que Rusia apoye a sus hermanos eslavos y se oponga a los deseos unilaterales del imperio gringo

muy buen Blog
saludos