domingo, marzo 28, 2010

Mayor número de delitos con motivación política en Alemania


La foto es de una amiga mía -SB- a quien le doy las gracias, también en nombre de los lectores-. Corresponde a una colección de fotos de una estación de tren, después de una noche de vandalismo motivado políticamente. Dice "Socialismo o Untergang" (supongo que esta última palabra no es necesario que la traduzca, ya que es una de las voces alemanas que ha llegado a ser internacional).

Esta semana, el ministro del Interior, Thomas de Maizière (el más nerd de los ministros), dió a conocer las cifras del 2009 acerca de los delitos motivados políticamente

Las estadísticas sobre este tipo de fechorías comenzó -como tantas cosas, en Alemania- el 2001. El 2009, llegamos al triste récord de 33.917 y, con ello, 6,7% más que el 2008. Es la cifra más alta registrada hasta desde el mencionado 2001.

Los delitos del tipo Körperverletzung (no hay artículo en Wikipedia en castellano; son aquellos actos delictivos en que se agrede la integridad física de la persona) batieron, igualmente, un triste récord: 3000. Lo que significa un aumento de 20,4% en relación al 2008. Incluso, el año pasado, tuvimos una víctima fatal consecuencia de un delito con una motivación política.

La cuota de resolución de los casos, esto es, cuántas veces la policía logró resolver los casos, llega a un 39,4%. Se explica, sobre todo, debido a que una gran cantidad de estos delitos son actos de vandalismo. Me parece que todos quienes vivimos en Alemania, vemos frecuentemente las consecuencias del vandalismo -políticamente motivado, o no- en las estaciones de trenes, en las ciudades, en estacionamientos de vehículos y simplemnte, por la calle.

En efecto los delitos en que estamos frente a una Sachbeschädigung (delitos en que hay daños materiales), aumentaron el 2009 en relación con el 2008, en un 41%.

Por su parte, los delitos con una motivación política de izquierda, un total de 9.375, aumentaron en un 39,4%. De ellos, 1.822, fueron actos de violencia. Un 53,4% más que el año 2008.

Los delitos con una motivación política de derecha, disminuyeron, a 19.468 (me cuesta usar la palabra disminuir para este guarismo) en un 4,7%. Delitos de violencia, fueron 959 del total anterior. Es la segunda cifra más alta desde el 2001.

La cifra de los delitos con una background xenófobo, disminuyó en un 16%, el número de delitos de violencia con esta motivación, en un 10,5%. De manera que, por primera vez, hubo más Körperverletzung (estos daños a la integridad física o corporal de las personas de que hablo más arriba) de parte de la izquierda que de la derecha. (Lo creo perfectamente, yo misma casi fui víctima de un grupo de atacantes de la extrema izquierda: ver Oh! estos extremistas!).

Los delitos de los extremistas de izquierda se dirigen, en más de la mitad de los casos, en contra de funcionarios de la policía. El resto, fundamentalmente, en contra de personas del espectro de ultra derecha.

Los delitos en que se produjeron daños materiales correspondieron sobre todo a "quemas" de vehículos policiales, privados, incluso de la Bundeswehr (42 vehículos => más de tres millones de euros) y también de grandes empresas.

Es evidente que hay que detener esta espiral de violencia con motivación política extremista. Acerca de los medios para ello: programas de educación en los colegios y clubes deportivos, en las iglesias, mayores penas para quienes cometan delitos en contra de la policía, (me atrevería a pensar en la expulsión de Alemania de todos los extranjeros que cometan estos delitos, también a sus autores intelectuales... la blogósfera perdería algunos de sus peores representantes...), etc., etc. podemos comenzar ya a pensar...


1 comentario:

TERE dijo...

Felicidades por este nuevo espacio. Te deseo lo mejor a ti y a tus compañeros de blog, y espero que, como dice la descripción de éste, realmente nos enseñe, a los que no sabemos, cómo está la situación en otros países del mundo. Me parece una buena idea que se comente las diferencias y también las semejanzas que puedan existir entre distintos países, pues conociendo se aprende también a respetar.