domingo, mayo 21, 2006

LIBERTAD, JUSTICIA Y RESPONSABILIDAD EN DEMOCRACIA: Hasta Un Niño Lo sabe y Nosotros No Nos damos Cuenta

Hace un par de días, en Chile, un Senador de la República, fue descubierto y fotografiado por reporteros gràficos, en plena sesión revisando páginas web de mujeres con poca ropa. Insólito.
Lo peor es que justo después me encontré con una amiga que iba con su hija aparentemente interesada en la políticas públicas a sus cortos seis años. Me dejó un segundo sola con la niña y me di cuenta que, como país tenemos muchos exitos, pero también cosas muy especiales.
-¿Qué hacen los senadores tía? – Me cargó que me dijera tía y casi no le contesto de puro enojada, pero le contesté hasta con sonrisa.
-Hacen leyes.
-¿Qué son las leyes?
-Son como reglas que deben cumplir todos los chilenos. -
-¿Y porqué? -
-Por que así no hace cada uno lo que quiere. -
-¿Y porqué no puedo hacer lo que quiero?-
Ahí como que la encontré malcriada pero guardé la compostura ya que me complicó. Malcriada y todo me hizo parar y pensar cómo contestar. Me daban ganas de decirle que si puede porque tiene libertad, pero que mi libertad termina donde comienza la del otro. Pero no creí que me entendiera, entonces me fui por el lado fácil.
--Porque a veces la gente hace cosas malas. –
-¿Entonces las leyes son sólo para que la gente no haga cosas malas?-
Su inocencia casi me asusta y casi me parece inteligente. Parece que es de lógica infantil que haya leyes sólo para prohibir conductas inapropiadas y no para regular todo lo que se le ocurra al legislador. Podría haberle explicado que a mi me parece que debería haber un par de leyes que establecieran las reglas del juego, unas que establecieran castigos para los que no cumplen las reglas y unas que establecieran cómo se determina si se han cumplido o no las reglas y la aplicación del castigo. Y nada más.
Pero no le expliqué porque después hubiera tenido que explicarle por qué no es así y porque no quería que se transformara en aburrida a los seis.
-¿Y a los senadores les pagan, tía?- Y sigue con lo de tía cuando ninguna de mis hermanas tiene hijos.
- Si.-
- ¿Para qué?-
- Para que se dediquen todo el tiempo a hacer su trabajo y así tengamos muy buenos legisladores.-
-Aaaah. ¿Y yo puedo ser senadora para que me paguen por ver páginas Web de Disney channel?
-No, eso está mal. Ese senador no debería haber estado viendo páginas Web durante su hora de trabajo. -
-Aaaah. ¿Y porque no hacen una ley para que ese senador no haga cosas malas?-
-Mmmm.
-¿Si mi papá hace lo mismo en la oficina lo van a echar?-
-Si, por supuesto.-
-¿Y porqué al senador no lo echan?-
- Mmmm.
Ahí me dio seudo rabia con la niñita y más conmigo misma. Veo que me resultaría imposible explicarle a un niño que aunque él me puede “explicar” perfectamente cómo debería funcionar la cosa, no es cómo funciona.
Pero me sirve para reflexionar.
Alguien dijo alguna vez que un país tiene las autoridades que se merece. Y yo no se qué me merezco pero al menos no me quiero merecer ese tipo de autoridades.
El hecho de que nuestras autoridades no tengan un empleador concreto, un jefe directo, un gerente general o jefe de personal no significa que no tengan responsabilidad.
El “empleador” de los senadores somos los mismos ciudadanos que, en democracia, les dimos la representación. Es papel fundamental de los ciudadanos exigir a nuestras autoridades respeto, seriedad y trabajo responsable. Que aunque en Chile no existe en forma establecida la revocación de la representatividad otorgada a las autoridades elegidas, se puede hacer.
Efectivamente un país tiene las autoridades que se merece y si nos quedamos cayados o nos reímos, en vez de exigir a nuestras autoridades no vamos a llegar muy lejos.
Parece que hasta un niño “sin responsabilidad” ante la ley sería capaz de dar tres consejos:
1. Hay algo que se llama libertad. No todos los problemas se solucionan con leyes. Hay materias en que la ley no tiene porqué meterse.
2. Hay algo que se llama justicia. No tiene porque haber diferencias entre empleados públicos y del sector privado.
3. Hay algo que se llama responsabilidad. Y en democracia somos los ciudadanos los responsables de exigirle la misma a nuestras autoridades.

Carol Bown
Santiago de Chile

10 comentarios:

Marta Salazar dijo...

Un profesor mío (Derecho procesal) decía que, si una era capaz de explicar a un nino chico una institución jurídica, entonces la había entendido bien...

Gracias Carol!

Y quién fue el honorable senador?

Carol dijo...

Don Pedro Muñoz, Honorable Senador del Partido Socialista, por la XII Región de Magallanes y la Antártica Chilena.

Alezita dijo...

Hola:
1. Toda la razon, en Chile nos encanta solucionqar todo con leyes.
2. No creo q se puede agregar algo mas.
3. Es es un problema de nosotros como ciudadanos, no somos capaces de exigirle a nuestros "representantes" que nos representen.

Marta Salazar dijo...

en esto, me parece a mí que la prensa, los medios de comunicación, tendrían que hacer más, no son el quinto poder?

Alvaro71 dijo...

Hola, que buen post,
La lógica de un niño hace sentir que estamos en una sociedad estúpida, que no lograr hacer ni siquiera el mínimo exigible.
Es cierto que en Chile todo se "soluciona" con leyes, que después nadie entiende ni cumple. Comparto 100%, deberían ser pocas y buenas.
En cuanto a los gobernantes que merecemos.....creo que es el mayor defecto o riesgo de una democracia, y es que quienes elegimos a las autoridades somos la masa. Por lo general mediocre, ignorante y bastante fracasada.
Una vez me trataron de elitista por opinar eso, pero sorry, creo que es la verdad, a muchos votantes hoy les debe parecer de lo más "chori" que un senador que gana millones, destine su tiempo de legislador a ver "shiquillas por internech"; eso demuestra lo picantes que somos....
saludos,

Carol dijo...

Hola Alvaro, yo una vez escribí algo que decía que la mejor forma de gobierno es la Aristocracia, entendida como el "gobierno de los mejores". ¡Lástima que se a imposible de saber quiénes son "los mejores". Te mando el link. Saludos
http://columnascarol.blogspot.com/2006/05/es-la-democracia-perfecta.html

Dieguistico! dijo...

Podríamos empezar por dejar la legislación en manos de niños de seis años. Con seguridad tendríamos leyes más racionales que las que ya tenemos. A esa edad las personas todavía no tienen la cabeza contaminada por construcciones filosóficas sofisticadas y estúpidas.

Dolores dijo...

Yo ayer tuve mi cuota de sensatéz también de boca de mi hija pequeña... habían estado hablando en el colegio con dos amigos de segundo grado... y me llegó de rebote las reflexiones de mi hija... "Mom, The Da Vinci Code es una película against Christianity, no?" (disculpen, mi hija mezcla el castellano con el inglés todo el tiempo... cuando dice algo en castellano!) "Si, por qué?" "porque dice que Jesús se casó y tuvo hijos y eso es mentira!" "efectivamente" "entonces vos no la vas a ir a ver, no?" "no"

He leído (bueno, no los leí enteros, porque me aburre el tema) muchísimos artículos sobre la película... por el lado católico casi todos las críticas de la misma provenían de personas del Opus Dei (hasta la revista Time les dedicó la portada!! para defender su imagen)... hasta la asosiación de personas albinas levantó la voz en tono de protesta... Desde todos los países donde conozco gente me llegaron e-mails que invadieron mi computadora durante meses... Y fue en boca de unos niños que lo esencial salió a la luz: simple y claro como la verdad misma... Against Christianity... That´s it!

Marta Salazar dijo...

nuevamente los ninos dan en el clavo!

Sergio Flores dijo...

A ver: si el honorable usa la internet para
comprar casa
ver autos
escribirle a amigos
ir a Amazon.com
planear leyes nefastas para el país,

a nadie se le para un pelo. El tipo va a una página porno y arde Troya.

Dentro de poco van a rasgar vestiduras porque jugadores de fútbol tenían mujeres en su hotel.
Mojigatería. Cartuchonería. Creo que son chilenismos. ¿Dónde está? ¿Dónde está? La tengo en la punta de la lengua... ah, sí: Hipocresía.