miércoles, noviembre 29, 2006

México sumido en una profunda crisis


La acción de congresistas del PAN de tomar la tribuna de la Cámara de Diputados, para evitar que ésta fuera sitiada por los congresistas partidarios de Manuel López Obrador con el fin de impedir el juramento de Felipe Calderón como presidente el 1 de diciembre, podría ser el anuncio de un periodo de gran inestabilidad política para México.
Hasta hoy todas las muestras de desconocimiento del resultado oficial de las elecciones presidenciales del 2 de Julio, sólo se habían limitado a gestos simbólicos como la movilización pacífica en las calles o a la bullada interrupción del mensaje de cuenta a la nación por parte del actual presidente Vixente Fox el 1 de Septiembre.
Hoy los propios congresistas del partido del presidente electo, Félipe Calderon, decidieron adelantarse a lo que ellos percibían como los planes de los partidarios del candidato perdedor, López Obrador, de intentar repetir los incidentes de Septiembre.
Sin embargo con esta acción, los partidarios de Manuel López Obrador perfectamente podrían haber recibido en bandeja la oportunidad para elevar al máximo la tensión en México y movilizar una vez más a cientos de miles de partidarios, pero esta vez de manera más decidida.
Hoy al anuncio de los congresistas del PRD de realizar "un contracerco" sobre los diputados panistas que tomaron ayer la tribuna de San Lázaro, se agrega la amenaza de una gran concentración en el Zócalo (plaza) de la ciudad de México y una marcha multitudinaria hacia el congreso para impedir que Calderón asuma la presidencia.
Tomando en cuenta los violentos enfrentamientos que ya están ocurriendo en Oaxaca, (un estado en rebeldía), la incertidumbre, sobre el curso que tomen los acontecimientos en México, va por cierto dramáticamente en aumento.
La crisis política en México es muy seria y su historia muy reciente indica,que a diferencia de muchas otras democracias en pañales de la región, el uso de la violencia como medio de solución de conflicto, no es en absoluto inimaginable.

Carlos Salas Lind
www.carlossalas.com

3 comentarios:

Eugenio dijo...

Hola Carlos.
Me parece muy interesante tu punto de vista aunque mi percepción es diferente.
Yo creo que la amenaza de violencia derivada del conflicto post-electoral ha disminuido.
La violencia en Oaxaca es un asunto muy serio,pero la que pudiera haberse originado como consecuencia de las elecciones presidenciales creo (espero) que se ha conjurado.

Carlos Salas L dijo...

Hola Eugenio!

Me sorprendieron los acontecimientos de San Lázaro. Así como me sorprendió el número que le hicieron a Vicente Fox, el primero de Septiembre.
De todas maneras estoy de acuerdo en que los ánimos post electorales han perdido intensidad con el tiempo.
Sin embargo, mi evaluación apunta a que el inesperado giro del conflicto el día de ayer, podría servir para reanimar los ánimos de quienes han bajado la guardia.
Me imagino que los mexicanos con toda la razón del mundo es lo último que desean.
Necesariamente tendrá que haber una negociación de un o otro modo, porque lógicamente el país no puede mantenerse cohesionado bajo posiciones tan antagónicas. Ojalá que lo último termine por imponerse y mientras más pronto sea, mejor.
Cordiales saludos
Carlos

Mestizo dijo...

Este artículo me parece muy esclarecedor. Es cierto que la violencia es la sombra de todos nuestros paises del Río Bravo para abajo. Es de esperar que los políticos y las sociedad mexicana en su conjunto superen estos momentos de insestabilidad. Por otra parte, Eugenio desearía saber cuanto de cierto hay en que en México la violencia crece y crece y crece cada segundo. Acá por el Sur es la noticia que más nos llega. Bueno muchas gracias y hasta pronto.
Juan Carlos